Local
Un ángel en la desgracia

'¡No te vamos a dejar morir!'

Cecy, como la conocen, dio esperanzas en todo momento a Alejandro, durante las dos horas que duraron las labores de rescate

Valentín Hierro/El Diario

domingo, 18 abril 2021 | 08:04

Chihuahua.- “¡No te vamos a dejar morir. Tienes que tener paciencia, puedes mover tus manos, puedes mover tus pies!”, decía la paramédica Cecilia Lorena Guerrero Serna a Alejandro, uno de los jóvenes que quedaron atrapados en su vehículo tras chocar contra un camión Bowí.

Durante las dos horas que duró el rescate, en todo momento acompañó al muchacho con palabras de aliento y esperanza. “Yo he visto otros choques y no la cuentan. Tu choque fue una tragedia y estás consciente”, le decía mientras los bomberos hacían su trabajo.

Tener un gran sentido de valor por la vida, ayudar sin esperar nada a cambio y contar con un gran sentimiento de humanidad, son algunas características que poseen los paramédicos, quienes ven en su labor voluntaria diaria, su vocación de servicio, ayuda y rescate de las personas que tienen una emergencia y requieren de auxilio.

Cecilia tiene 30 años y es originaria de Villa Ahumada. Sus compañeros que la conoce la describen como una persona con un gran sentido de valor por la vida y de ayudar a otros sin esperar nada a cambio.

Lorena es miembro de la Unidad de Rescate de Gobierno del Estado (URGE), con 15 años de experiencia, y  comentó en exclusiva que en esos momentos de presión ión para las víctimas, lo importante es mantener el de ánimo del paciente, tenerlo en control para evitar que la crisis de ansiedad no lo bloquee, y quede inconsciente.

Después de casi dos horas de rescate, con el dolor reflejado en el rostro y a punto de desvanecerse, los gritos de Alejandro consternaban a todos los que se encontraban en el lugar. “Estoy muy desesperado, ya quiero que me saquen, o mejor me quiero morir”, decía.

Tomándole el rostro y abrazándolo, Cecy, como le conocen, le respondía: “Toda la gente estamos trabajando aquí por ti, no te vamos a dejar morir.

“Tienes que tener paciencia, puedes mover tus manos, puedes mover tus pies, yo he visto otros choques y no la cuentan. Tu choque fue una tragedia y estás consciente”.

El joven, de 16 años, quedó atrapado junto a su hermano Andrés, de 20 años, luego de sufrir un terrible accidente en el que quedaron atrapados entre un poste y un camión Bowí, en la avenida Universidad y Riva Palacio.

“La primera idea es que viene es una verdadera urgencia, una verdadera movilización de las unidades de rescate; tenemos una hora para actuar, la segunda hora ya es muy tardado, es la impotencia de no poder sacar a la persona atrapada”, comentó Cecy después de las labores de rescate.

A pesar de estar con el dolor en el rostro, la paramédica platicaba con él y le sacaba una sonrisa. “Ya cuando fue sacado de entre los fierros realmente sentí mucha tranquilidad, porque para las condiciones en que estaba, tenía fractura de fémur y rodilla en la otra pierna”, dijo.

“Después de que es liberado un herido, es cuando viene la otra presión, se hacen los primeros auxilios, oxígeno, se canaliza, se le da medicamento, y cuando veo que no hay la continuidad, el trabajo que yo hice se perdió”, dijo Cecilia.

“Cada situación es diferente, la marcan a uno para siempre; he tenido que ser muy aguerrida para ingresar a los hospitales cuando están saturados, entonces mi personalidad cambia”, comentó Cecy, quien se convirtió ayer en un ángel para Alejandro en sus momentos más difíciles.