Local

Oficia arzobispo misa de la Solemnidad de la Santísima Trinidad

La transmisión de la homilía se desarrolló por el perfil de Notidiócesis vía Internet

Juan Carlos Núñez/El Diario

lunes, 31 mayo 2021 | 05:00

Chihuahua, Chih.- El arzobispo de Chihuahua, Constancio Miranda Weckmann, ofició ayer la homilía de la Solemnidad de la Santísima Trinidad en la Catedral capitalina con un aforo limitado y transmitida vía Internet.

El obispo hizo un llamado a los feligreses reunidos para permitir ser guiados por la gracia de Dios y desarrollar los dones de fe. Además de orar por todas las personas que han sido víctimas de la pandemia, tanto a quienes están enfermos como quienes han fallecido. También pidió rezar por aquellos que padecen alguna otra enfermedad.

La transmisión de la homilía se desarrolló por el perfil de Notidiócesis de la red social mencionada, en la que el obispo recordó que debe haber unión familiar para enfrentar todos los problemas en el futuro.

La Solemnidad de la Santísima Trinidad es un misterio que conduce hasta la intimidad misma de Dios, que revela como misterio de amor. Es el amor entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, tres personas distintas, cuya unidad es tan plena y perfecta al ser un solo y único Dios. Es también el Misterio del Padre que ha amado tanto, que envió a su propio Hijo, quien a su vez nos amó hasta el extremo, al entregarse por los seres humano en la cruz y resucitó para enviarnos al Espíritu Santo.

Su mensaje lo basó en el Evangelio según San Mateo, el cual dice textualmente lo siguiente: “En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.