Local

Para Sergio será un día de trabajo normal

La enfermedad existe, hay contagios, hay fallecidos

Juan Alanís/El Diario / Sergio con compañeros de trabajo

Juan Carlos Núñez/El Diario

domingo, 21 junio 2020 | 14:21

Chihuahua.- El doctor, Sergio Martínez Meléndez de 44 años, es médico radiólogo, quien se enfrenta todos los días a casos sospechosos y confirmados de coronavirus (Covid-19); debido a su labor, celebrará el Día del Padre en el trabajo, que lo hace todo un ejemplo para combatir la enfermedad y atender a quienes se han visto afectados.

Padre de tres hijas, la mayor de 19, una de 12 y la más pequeña de 10 años, reconoce lo difícil que ha sido adaptarse a una realidad en la que se deben cuidar con extrema precaución, más cuando se labora en un hospital en el que se ha tenido casos de esta enfermedad.

Así como él, su esposa también es personal médico y la dinámica en casa es muy difícil pero reconocen que debe hacerse por el bien de toda la familia.

Platicó como su hija mayor se encontraba en Irlanda donde estudiaba y regresó prácticamente a inicios de la pandemia, algo muy complicado para la familia, ya que tuvieron que aislarla durante 14 días dentro de  su cuarto en la misma casa para estar seguros que no traía virus.

“Esto te paga en todos sentidos, en la familia, a los amigos, colegas, en lo social. Da tristeza como en la calle anda la gente como si nada, y nosotros tomamos medidas muy extremas. Aun así, hemos tenido compañeros que se han contagiado. Afortunadamente la mayoría ha logrado recuperarse. Pero otros no lo lograron. Hemos visto muchos casos que de inicio es negativo pero en la tomografía hay sorpresas. Hay que algunos llegan en cirugía y salen con hallazgos. Ahora toda cirugía programada se hace la tomografía de tórax. Esto es por el bien del paciente y del personal médico”, comentó el profesionista egresado del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm).

Dio que hay muchos casos de distinta sintomatología, ya que muchos llegan con dolor en el abdomen, y luego se dan cuenta que tienen Covid, por lo que se realiza un protocolo muy estricto en el Hospital Ángeles, donde labora.

“Es un enemigo invisible, llegan persona sin síntomas pero resulta que sí tienen.  Tenemos que informar que puede ser que un día nos enfermemos, no somos invencibles, como cualquier otro paciente. En mi familia, lo hemos tomado mucho con información y hablando con la verdad. Mi esposa y yo llegamos a casa todos los días, tenemos un área donde nos cambiamos la ropa, sanitizamos, bañamos y hasta que no estamos seguros de que estamos bien, ya pueden salir de sus cuartos. Mis hijas han estado encerradas durante toda la pandemia, se desesperan, sí, pero saben que más vale prevenir”, comentó el especialista.

En cuanto al Día del Padre, dijo que así como en otros años le ha tocado trabajar y este no será la excepción. Algo que aunque a su familia le entristece, saben que es por el bien mayor. 

Las medidas se han relajado, pero no pueden salir, pero pues aunque sea al parque, ellas saben que no. Sí hay desesperación pero saben y están muy conscientes que la enfermedad está latente y con la esperanza de que va a pasar.

Además, así como colegas de él, también a amistades de sus hijas les han diagnosticado Covid, por lo que son todavía más precavidos.

“Todos los días es un volado, es como ruleta rusa, porque, muchos se han contagiado pero han salido adelante. Hemos tenido un par de amigos que han fallecido, sobre todo adultos mayores.  Aparte que me encanta ser papá y mis hijas son todo para mí. Mis padres están vivos y están encerrados. La verdad que este Día del Padre será muy diferente. Pero por otro lado, haciendo lo que me gusta hacer y siendo útil en esta situación de emergencia”, reflexionó el radiólogo.