Local

Patrimonio chihuahuense desaparece: historiador

Muchas de las estructuras fueron destruidas a pesar de lo que representaron; otras fueron retiradas y no se sabe dónde fueron colocadas

Bernardo Islas/El Diario
martes, 02 julio 2019 | 13:30

Chihuahua.- Poco a poco el patrimonio chihuahuense va desapareciendo, viviendas históricas estan siendo derribadas, mientras que monumentos son removidos y no se sabe donde se están, señaló el historiador de la ciudad, Edelmiro Ponce de León.


Lo anterior tras dar a conocer que son varias las viviendas ubicadas en el centro de la ciudad, las cuáles han sido derribadas para convertirse en estacionamientos públicos, las cuáles poco a poco han ido desapareciendo, ya que estos negocios de vehículos es muy redituable en la zona.


Comentó que en la calle quinta y Ojinaga, había una casona la cuál fue la comandancia de la Nueva Viscaya, y que fue derrumbada para combertirse en un estacionamiento, bastante grande.


También dijo que monumentos como el caballo con el indio Toribio, que se encontraba a un costado del Templo de San Francisco, en el centro de la ciudad, fue removido a las orillas de la vialidad Sacramento y Teófilo Borunda, lo mismo le pasó al jinete montado en el toro el cuál se fue a la entrada del pueblo de San Andrés.


En la misma plaza de la Grandeza, se encontraban unas bolas grandes de bronce, las cuáles también fueron removidas, pero estas no se sabe donde se encuentran, asimismo las estelas (cabeza de águilas) que indicaban la ruta de la independencia, fueron desapareciento poco a poco, actualmente no se sabe cuantas hay en el país.


Señaló que la placa colocada a las afueras de la casa de Juárez, puesta en 1971 por el entonces presidente de México Luis Echeverría, desapareció en los años 1980, sin saber donde se localiza en la actualidad.


En cuanto a la Catedral, habló del daño ocasionado al candíl, que desapareció, una cruz ladeada y en la compostura quedó mal, hicieron un boquete en una de las torres, para colocar la campana que fue dañada por un cañonazo el 25 de marzo de 1866.


Agregó que dos fuentes ubicadas en el parque de la calle Simon Bolivar, una sonre la Independencia y otra en la calle cuarta, fueron retiradas para colocar otros monumentos, pero de estas aún no se saben donde fueron enviadas.


Otro de los monumentos que desaparecieron fue la de Carlos Pacheco, la cuál fue retirada de donde se encontraba, avenida Pacheco y Juárez, posteriormente a petición de la Logia Cosmos se edifico otra escultura a la altura del Hospital Infantil, al sur de la ciudad.


Asimismo el reloj que se encontraba en la glorieta de la Ocampo y 20 de noviembre, donado por la comunidad libanesa, fue retirado y puesto donde se encontraba el Palacio de Justicia, pero después de que se robaron una escultura a las afueras, esta fue colocado al interior del inmueble donde todavía permanece, ahora dicho edificio alberga el palacio de Justicia Laboral.