Local

'Pegan' prostitución y adicciones a migrantes

Personas en situación de calle y enfermos de adicción aprovechan la caridad hacia migrantes para también beneficiarse de ella

El Diario

César Lozano/ El Diario

sábado, 05 septiembre 2020 | 07:34

Chihuahua.- De nuevo el puente de la avenida Pacheco ha comenzado a convertirse en un punto rojo donde a través de un recorrido se detectó prostitución, venta y consumo de drogas, además de un pozo al descubierto que, de acuerdo con las autoridades municipales, resulta ilegal, peligroso e insalubre. 

Personas en situación de calle y enfermos de adicción aprovechan la caridad hacia migrantes y jornaleros agrícolas para también beneficiarse de ella. 

Luego de entrevistar a varios jornaleros del sur del país que esperaban el tren para llegar a Cuauhtémoc o Sinaloa, los reporteros de esta casa editora avanzaron por el arroyo de junto y encontraron a una pareja copulando, quienes pidieron oportunidad de vestirse a prisa. 

Un tercero que se encontraba en el lugar se fue de inmediato sin mediar palabra, y se presume que sería una especie de tratante (padrote). 

A un costado de las vías, debajo y alrededor del puente de la avenida Pacheco, los migrantes y jornaleros agrícolas esperan el momento de subir al tren que va con rumbo a Sinaloa, donde hay campos de cultivo y rutas ferroviarias que conectan con Hermosillo y Mexicali, o bien toman el que los lleva a los campos de Cuauhtémoc o a la frontera con Sonora por la Sierra. 

El flujo de migrantes encuentra un punto natural en el puente de la avenida Pacheco, como río que busca su cauce, y para evitar que se convirtiera en un punto rojo por la presencia de indigentes y personas con problemas de drogadicción, el mMnicipio, a través de la Dirección de Seguridad Pública, implementó operativos a partir de abril de 2018 y la empresa Interceramic levantó una barda; sin embargo, el arribo de personas que ofrecen asistencia y agua del pozo ha comenzado a fomentar de nuevo el círculo vicioso en el área. 

Linda Flores, directora de la Casa de Migrantes San Agustín, que se encuentra a 400 metros en las vías en la colonia Ladrilleros, comentó que por desgracia estos espacios resultan propicios para la aparición de trata de personas con fines de prostitución y otros problemas que ellos como institución tratan de combatir mediante la dotación a diario de comida digna y un techo para migrantes en tránsito, quienes de momento deben pasar en el interior los catorce días que pide la autoridad sanitaria. 

También ofrecen ropa limpia y kits con alimentos y productos de higiene personal. 

Durante el recorrido por la zona se observó a varias personas mexicanas acercándose a los grupos que permanecían debajo del puente, comportándose de manera sospechosa, como si desarrollaran una actividad comercial ilícita. 

Respecto al pozo, el Departamento de Comunicación Social de la Dirección de Desarrollo Urbano del Municipio informó que enviaron personal para efectuar una revisión, pues representa un peligro para niños y adultos que pudieran caer; también pedirán la intervención de la Conagua y Coespris, porque a pesar de que puede tratarse de agua contaminada, demasiado cercana a la actividad industrial y el paso de aguas negras, los encargados de la obra exhortan a los migrantes a que se “aseen” con ella a incluso que la tomen.