Local

Pegaría a bares retroceso de color

Tienen autorizado operar al 30 por ciento de su aforo

Tomada de internet

Orlando Chávez/El Diario

lunes, 12 octubre 2020 | 21:08

Chihuahua.- El regreso al naranja, en caso de que las autoridades estatales así lo apliquen, tendrá un impacto directo en segmentos del mercado que apenas se estaban tratando de recuperar, como los gimnasios y los bares, los cuales tienen autorizado operar la 30 por ciento de su aforo en la fase amarilla. 

El regreso al naranja también tiene un impacto en el personal de los diferentes niveles de gobierno, ya que los criterios oficiales federales obligan a tomar medidas preventivas con los empleados que se consideren como vulnerables. 

Los negocios que se verán directamente afectados, ya que se les permitía un aforo del 30 por ciento son teatros, cines, bares, centros culturales, gimnasios y balnearios, además de templos o centros de culto religioso. Este de acuerdo a las modificaciones que se hicieron al pasar del naranja al amarillo.

Otras actividades que ya no se podrán realizar se permiten en el semáforo amarillo son las visitas a las estancias de adultos y asilos, con aforo de 30 por ciento. 

En estas instalaciones no se permitía el ingreso a menores de 18 años de edad. En lo que respecta a las áreas de bar en restaurantes se dejará de tener el aforo del 50 por ciento y regresarán a un 30. 

En las actividades consideradas nuevas esenciales como manufactura aeroespacial y automotriz, tendrían que regresar al 60 por ciento respecto a la plantilla laboral que las empresas tienen registrada ante el IMSS durante 2020, distribuidos en los diferentes turnos. En el caso de las actividades no esenciales como la industria, el aforo será del 30 por ciento en lugar del 60. 

Los hoteles también pasan de nuevo al 30 por ciento con medidas preventivas y de sana distancia, además de uso exclusivo de elevadores para personas con discapacidad. A diferencia del semáforo naranja, en el amarillo sí se permitía un aforo de 50 por ciento en áreas comunes. 

En el caso de los restaurantes, el aforo será de 50, un 25% menos que en el semáforo amarillo; sin áreas infantiles y con las medidas de sana distancia. 

Los spas y estéticas, pasan de un aforo permitido del 80 al 50, con sanitización posterior a la atención, sin sala de espera y con cita previa, además de uso exclusivo de elevadores para personas con discapacidad; disposiciones iguales a las establecidas en el semáforo naranja.