Local

Pide Adrián LeBaron que testifique contra detenidos

Activista asegura que Arvizu está involucrado indirectamente en la matanza de Bavispe

Reforma / Adrián LeBaron

Staff
El Diario

lunes, 25 octubre 2021 | 06:41

Chihuahua— “Ayúdame cabrón”, pidió ayer Adrián LeBaron a Francisco Arvizu Márquez, alias el “El Jaguar”, presunto líder del grupo delictivo “Gente Nueva”, del Cártel de Sinaloa, quien fue detenido la mañana del sábado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el municipio de Madera, para que testifique en contra de los integrantes del grupo criminal La Línea y sean sentenciados por la masacre de su familia. 

Rhonita Miller, Dawna Ray Langford, Christina Marie Langford y sus seis hijos fueron “bajas en la guerra” que sostienen el grupo delictivo La Línea y el Cártel de Sinaloa, en las fronteras entre Chihuahua y Sonora. “El Jaguar” no les disparó pero también es responsable indirecto de la masacre contra los 17 integrantes de la comunidad de La Mora, municipio de Bavispe, Sonora, ocurrida el 4 de noviembre de 2019, destacó. 

“Ayúdame cabrón, ayúdame a entender esta maraña, yo lo que quiero es saber la verdad, porque yo no sé qué pasó. Si tú dices que no fuiste parte de la masacre ayúdame a esclarecer esto y testifica en contra de ellos para que puedan sentenciarlos, porque si no se nos van a ir por la puerta giratoria y nunca va haber sentencias. Necesitamos testimonios muy firmes, muy fuertes”, le pidió ayer el padre y abuelo de cinco de las nueve víctimas mortales. 

“El Jaguar” fue detenido la mañana del pasado 23 de octubre, durante un enfrentamiento con elementos de la Sedena, en el poblado de La Norteña, municipio de Madera, Chihuahua, junto con tres hombres más, acusados de delincuencia organizada. 

Por ello, el chihuahuense le pidió que testificara en contra de Roberto G. M., alias “El Mudo” o “El 32”; Gildardo P., alias “El G3”; Alfredo “L”, alias “Coma Lara”,  Wilbert “M” y Freddy “N”, los cinco hombres que han sido detenidos por el delito de homicidio en contra de las nueve víctimas de la masacre. 

“Yo no creo que él (“El Jaguar”) tuvo que ver casi nada con la masacre, pero es de los grupos que se habían estado matando, entonces indirectamente él es parte”, ya que esa misma madrugada ambos grupos habían tenido un enfrentamiento en Agua Prieta, Sonora, con la participación de aproximadamente 70 hombres, 20 de los cuales lograron cruzar a Estados Unidos, en donde narraron lo que había ocurrido. 

Cinco horas después de dicho enfrentamiento, ocurrió el primer ataque en el camino de la sierra que conecta al rancho sonorense La Mora con el ejido Pancho Villa, en el municipio de Janos, Chihuahua. 

En ese primer ataque fueron asesinados y luego incinerados la hija y los nietos de Adrián LeBaron: Rhonita Miller, de 30 años, y sus hijos Howard y Krystal, de 12 y 10 años, y los cuates Titus y Tiana, de ocho meses de nacidos.

En el segundo punto fueron atacadas dos camionetas más a balazos. En una de ellas murió Dawna Ray Langford, de 43 años de edad, y sus hijos Trevor y Rogan, de 11 y dos años, mientras que otros seis de sus hijos resultaron heridos. Y en la otra camioneta perdió la vida Christina Marie Langford, de 32 años, quien viajaba con su hija de siete meses de edad,  quien sobrevivió al ataque, sin lesiones. 

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, el 3 de noviembre de 2019, un día antes de la masacre Roberto G. M., alias “El Mudo” o “El 32” se reunió con sus hombres en el rancho de El 29, ubicado entre Janos y Ascensión, para planear el ataque, en el que de acuerdo LeBaron participaron cerca de 100 hombres.

“Indirectamente él es parte, es lo que hay que entender, pero es más indirectamente. No es inocente, pero a él nunca lo van a vincular a proceso por estos homicidios, va a ir por delincuencia organizada”, dijo el chihuahuense de la colonia LeBaron, ubicada en el municipio de Galeana. 

Su esperanza, dijo es que la detención de “El Jaguar” ayude para lograr las sentencias de los cinco detenidos por el delito de homicidio, en la masacre en contra de las familias Miller, Langford, Johonson y LeBaron. 

“Que nos ayude a las sentencias. Yo siento que él va a ser muy importante, clave, para que a los que están ya vinculados a proceso les den sentencia. A ver si no le pasa algo malo. Él va a tener que enfrentar cargo de delincuencia organizada (…) definitivamente él era uno de los objetivos desde hace dos años”, externó LeBaron.