Local

Piden convertir sindicatura en órgano de control

Recomienda ASE darle funciones fiscalizadoras

Orlando Chávez/El Diario

lunes, 22 febrero 2021 | 05:00

Chihuahua, Chih.- Héctor Acosta, auditor superior del Estado, indicó que una de las recomendaciones más importantes que se han hecho al Congreso del Estado es el cambio de la Sindicatura a ser un órgano interno de control, para que realmente tenga una función fiscalizadora.

Expuso que contar con un área especial para el control financiero generará ahorros a las Presidencias Municipales y se combatirán prácticas que vayan en contra del buen desempeño de la administración municipal, ya que en la actualidad los síndicos prácticamente no tienen facultades para actuar y sus informes carecen de una relevancia destacada.

Según el informe de auditorías practicadas de la ASE, el Sistema Nacional Anticorrupción y las leyes que lo componen, previeron la presencia de un órgano interno de control en cada uno de los municipios del país, pero la  regulación no consideró las contrastantes condiciones sociales, económicas y geográficas de los municipios de la República Mexicana.

Agregó que en unos cuantos meses los 67 municipios del Estado recibirán de la ASE un total de 268 Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria (PRAS) que deberán atender de manera inmediata; sin embargo, de los 67 municipios, sólo algunos tienen integrados sus órganos internos de control y unos cuantos constituyeron debidamente la estructura necesaria para atender los procedimientos.

La ASE recomendó que el Congreso del Estado revise la forma de facilitar el proceso de estructuración y nombramientos de los órganos internos de control en los municipios del Estado, considerando la posibilidad de transformar la figura del Síndico en un órgano interno de control, con lo que no sería necesario un gasto adicional a los presupuestos municipales, pues se aprovecharía la actual estructura de las sindicaturas para dar forma a los órganos internos de control en los municipios.

Recalcó que se podría evitar el elemento político que actualmente presupone la figura del síndico pues éste surge de un proceso electoral y su elección recae en personas afiliadas, en su gran mayoría, a partidos políticos.