Local

Piden mantenimiento en alumbrado de Pensiones

Generalmente fallan por la noche y dejan a oscuras algunas cuadras, señalan habitantes

Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción

viernes, 04 septiembre 2020 | 19:21

Chihuahua.- Habitantes del controversial Fraccionamiento de Pensiones Civiles del Estado han reconocido que es común la presencia de invasores a casas que no se han comprado o fueron abandonadas, mientras que los que pagan por ellas conviven con ellos, con la esperanza de que algún día todo esté regularizado legalmente y no haya más problemas. 

Luego de que en julio pasado un pleito entre vecinos invasores dejara como saldo una mujer fallecida, misma que tenía un embarazo de 5 meses, mientras realizaban un festejo pero la situación se salió de control hasta tener el desenlace trágico, los habitantes han mencionado que todo ha sido muy tranquilo, o al menos no se han dado cuenta, ya que aceptaron que a vigilancia por parte de la policía ha sido más continua. Lo que si destacaron, es que hace falta arreglar varios arbotantes del alumbrado público, que generalmente fallan por la noche y dejan a oscuras algunas cuadras. 

Debido a la pandemia por el Covid-19, las reuniones para resolver el problema de regulación se han pos puestos, así como las audiencias de los amparos. 

Por eso no ha habido alguna respuesta con los diferentes órganos como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, el mismo Pensiones, la Comisión Estatal de Suelo, Vivienda e Infraestructura (Coesvi) y asociaciones, para que hagan las propuestas de solución para que las más de 200 familias que se posicionaron, puedan tener un estatus legal u opción para tener un patrimonio y dejar de estar en la incertidumbre actual. 

De acuerdo a lo mencionado por las autoridades de PCE, que tienen un apoderamiento de las viviendas desde la administración estatal anterior, actualmente, de las 411 casas habitación, únicamente 75 han sido entregadas de manera legal, mientras que el resto han sido ocupadas sin autorización. 

Algunas personas han mantenido un proceso legal pero sin abandonar los hogares, con el argumento de que buscan adquirir las viviendas, ya que durante varios meses no les respondieron oficios formales enviados a las autoridades para comprarlas, por lo que han dicho tener todo el derecho de estar ahí mientras se resuelve la situación.