Local

'Pitazo' cebó megaoperativo en el Cereso

Participaron más de 400 agentes... y sólo aseguraron 17 puntas

De la Redacción/El Diario
jueves, 25 abril 2019 | 05:30
El Diario

Chihuahua.- Un “pitazo” al interior del Cereso de Aquiles Serdán -con al menos 24 horas de anticipación-, echó por la borda el megaoperativo instruido por el Gobierno del Estado en el que participaron más de 420 elementos y en el que sólo aseguraron 17 armas punzocortantes en diez módulos que fueron revisados.

Ni drogas, ni alcohol, ni armas de fuego, ni celulares, a pesar de que estos últimos aparatos fueron utilizados por internos para avisar con antelación a sus familiares que además de “reventar” el penal, los agentes contemplaban realizar algunos traslados. “Desde ayer (lunes) por la tarde nos llamaron para decir que sabían que iban a llegar policías para revisar las celdas, y llevarse a algunos reos a otros penales.

Mi esposo me llamó para que estuviéramos pendientes. Muchos ya lo sabían y guardaron cosas”, dijo una mujer que habló a la redacción para denunciar que en el operativo los policías lesionaron a varios reos.

La alerta temprana generó también que minutos después de la llegada de las corporaciones de los tres niveles de gobierno al penal, arribaran los familiares con cartulinas previamente rotuladas con mensajes de oposición a cualquier intento de traslado.

“Las autoridades (del Estado) deberían ahora preocuparse por indagar quien dio el aviso, y a qué grupo criminal se intentó favorecer con esa alerta”, señaló ayer una fuente del interior del sistema penitenciario, que pidió la reserva del anonimato.

“No es la primera vez que desde el Cereso se dan ese tipo de llamados. Han ocurrido casos de personas que son liberadas y asesinadas por ajuste de cuentas a escasos kilómetros del penal. Eso sólo tiene una explicación: alguien desde el interior avisa a los criminales”, dijo.

Para la fallida secrecía del operativo que inició la noche del martes y concluyó la madrugada de ayer, la Fiscalía General del Estado concentró en el Complejo de Seguridad Pública a policías estatales de Chihuahua, Juárez y Cuauhtémoc, a los que – trascendió – se les dijo que habrían de partir rumbo a la sierra para realizar acciones de seguridad.

La instrucción, informaron ayer algunos de los que fueron convocados, era traer consigo ropa para varios días.

En el complejo de Seguridad fueron despojados de teléfonos celulares y equipos de radiocomunicación.

La reserva de los detalles de la operación se extendió también a los cuerpos de seguridad pública, y agentes de vialidad que también habrían de participar.

Por la tarde al hangar de la Fiscalía General de la República arribó un avión de la Fiscalía General de la República (FGR), con 125 elementos que en coordinación con el Ejército y las fuerzas policiacas del Estado habrían de coordinar el operativo.

El despliegue policiaco incluyó el cierre de la carretera al aeropuerto Internacional Roberto Fierro, desde el entronque con las avenidas Fuerza Aérea y el bulevar Fuentes Mares.

El contingente integrado por decenas de patrullas llamó la atención de los ciudadanos, e ingresó poco después de las 21:30 horas al Cereso localizado en San Guillermo, en donde los elementos policiacos sólo localizaron 17 puntas “hechizas” y ninguna otra situación anómala. Ayer, el operativo fue calificado como “exitoso” en un comunicado de prensa que envió el área de comunicación de la Fiscalía General del Estado.

En él se estableció la participación de elementos de Seguridad y Custodia Penitenciaria, Policía Federal, Agentes de Ministerio Público Federal y local, así como de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), para garantizar la legalidad y cumplimiento de protocolos.

“Esta acción culminó de manera exitosa y sin ningún contratiempo a las 04:00 horas del miércoles”, se asentó en el documento en el que se atribuye al fiscal César Peniche que uno de los objetivos era ubicar y en su caso retirar objetos que puedan considerar un riesgo potencial de las personas privadas de la libertad, control que es responsabilidad de la autoridad.

La Fiscalía descartó que la revisión obedeciera a una circunstancia especial, y explicó que tuvo su origen en los protocolos de actuación aprobados por la Conferencia Nacional del Sistema Penitenciario Nacional y que deben implementarse al interior de los Centros Penitenciario del país.

También rechazó que se localizaron “fosas” o se detectaran actividades ilícitas que operen desde el interior del penal.

Previamente, la noche del martes, las autoridades estatales emitieron un primer comunicado en el que establecían que la Fiscalía general del Estado en conjunto con las Fuerzas Federales realizaron el operativo simultáneo para fortalecer los mecanismos de reinserción social y en particular de la operación de los inhibidores y las condiciones del sobre cupo que se tiene documentado.

El operativo, se dijo, fue encabezado por la fiscal Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales Nora Angélica Balderrama Cano.

El recorrido se realizó por las diferentes áreas y módulos a fin de verificar las condiciones que se encontraba el centro penitenciario.

Pese a que el comunicado se envió poco después de las 11 de la noche, se acompañó de una imagen de un pasillo con celdas abiertas a la luz del día. Por la tarde de ayer en una breve entrevista el fiscal Peniche, incrementó el resultado del operativo.

Además de las 17 puntas, se aseguraron dos pantallas de televisión y dinero en efectivo, aunque no precisó cuánto.