Local

Policías municipales conocieron el “Caso Carlitos”

Le ofrecieron ayuda para mejorar su calidad de vida …y le cumplieron!

Federico Martínez / El Diario

domingo, 05 junio 2022 | 05:00

Carlitos, un niño de 8 años con afectaciones en su salud que le impiden caminar, recibió una silla de ruedas este viernes con la cual su familia podrá desplazarlo con mayor facilidad dentro y fuera de su vivienda, gracias al apoyo de un grupo de policías de proximidad que conoció su caso y decidió hacer actividades para ayudarlo.

Al niño, que habita en compañía de sus padres, una hermana y dos hermanos, en su vivienda de la  colonia  Riberas de Sacramento, le fue obsequiada una silla especialmente hecha a su medida y con sus necesidades particulares, que le dará mayor calidad de vida mientras sus padres Dolores Servín y Héctor Hernández lo lleven a sus terapias en el CRIT, los estudios y las consultas médicas frecuentes que necesita Carlitos.

“Nosotros pedimos ayuda a unos policías que llegaron a la casa a invitarnos a una reunión vecinal. Les dijimos que el niño tenía su sillita pero se la robaron y queríamos que la recuperaran”.

Los agentes recorrían ese día la colonia como parte de las acciones de proximidad que realiza la Dirección de Seguridad Pública Municipal, consistentes en instalar un campamente durante 24 horas y tocar puerta por puerta para hacer la invitación directa a tratar la seguridad de su entorno con autoridades municipales.

A finales del mes de marzo, los elementos efectuaron una venta de hamburguesas para recolectar fondos de ayuda a Carlitos, y posteriormente “pasaron la charola” entre compañeros policías de otros grupos hasta completar una cantidad tal que cubrió la compra de la silla de ruedas infantil y dejó un excedente en efectivo que servirá para costear una parte del tratamiento y estudios del niño.

Integrantes del moto club “Suicidas”, el club de carro Unión Nissan B-12 y unidades del DARE se sumaron entonces a la promoción y venta de paquetes de hamburguesas para la noble causa.

El viernes por la mañana, la familia del niño llego junto con él a bordo de una patrulla e ingresaron al hangar del “Halcón 1” para recibir la silla que recientemente había entregado la empresa encargada de elaborarla. Además de cajas con pañales, semillas diversas y artículos de limpieza especiales para Carlitos. Ahí estuvieron agentes de policía y mandos para compartir con la familia el momento de felicidad que se vivió al sentarlo en su nueva silla, una silla hecha especialmente a su medida y necesidades.

Según comentaron sus padres, Carlitos necesita desde pañales, alimentación especial rica en minerales (amaranto, nueces, pistaches, avena, semillas, entre otras), pero no queda ahí pues además de la parálisis cerebral que padece, tiene otras enfermedades que ameritan estudios en hospitales particulares y compra de medicamentos con precios que llegan, por ejemplo a los 11 mil pesos en el caso de una inyección que le recetaron, y de los cuales carecen.

Por su parte, policías investigadores de la DSPM se sumaron de inmediato al “Caso Carlitos” y descubrieron que un delincuente del sector había robado su silla para quitar el fierro y venderlo como chatarra en un establecimiento dedicado a la compraventa de metales, sin embargo al no haber flagrancia en el delito, no se pudo ejercer acción penal en su contra a pesar grave daño que hizo.

Si alguna persona o empresa desea continuar apoyando a Carlitos, el domicilio de la familia Hernández Servín se encuentra en la calle Río Mendoza #2211 del fraccionamiento Riberas de Sacramento.