Local

Por ignorancia e indolencia destruyen patrimonio histórico

Concha Landa quiso confirmar que en el norte “se termina la cultura y empieza la carne asada”: historiador

De la Redacción

miércoles, 15 septiembre 2021 | 05:00

La ignorancia e indolencia de quienes estuvieron al frente de la Secretaría de Cultura en el sexenio recién concluido destruyeron el patrimonio cultural de los chihuahuenses, pero además incumplieron con algunas Leyes y cometieron abusos contra las personas que realmente tenían conocimiento sobre el tema. 

Así lo señaló el historiador Edelmiro Ponce de León en entrevista y dijo que a la ignorancia se suma el desinterés de quienes han tenido en sus manos la posibilidad de atender, conservar y en su caso mejorar lo que les pertenece a los ciudadanos. 

En el marco del 211 aniversario del inicio de la guerra de Independencia de México, Ponce de León apuntó que pareciera que las autoridades “culturales” salientes sólo quisieron reafirmar el anatema de José Vasconcelos mismo que señala “en el norte termina la cultura y empieza la carne asada”.

“Concepción Landa con sus yerros y tonterías quiso confirmar lo que dijo Vasconcelos: que el norte es donde termina la cultura y empieza la carne asada y a veces pareciera que los chihuahuenses también queremos confirmar ese anatema porque se está acabando la ciudad, se están cayendo los edificios. Los titulares de patrimonio cultural en la gestión de Landa, no sabían nada del tema, eran ignorantes. Se la pasaron haciendo cursos y viajes. Desconocen la Ley de patrimonio cultural y la inexistencia de un reglamento”, dijo el entrevistado.

El historiador afirmó que el patrimonio cultural se “dejó caer” además de que incumplieron con obligaciones específicas que marca la Ley en cuanto a la elaboración de un inventario y catálogo general.

“En esta administración pasada se dejó caer totalmente el patrimonio porque Sofía Pérez que estaba encargada de ello, no supo qué hacer. Por ejemplo “colecciones especiales” debe estar bajo el mando de alguien que sepa de biblioteconomía y pusieron a una antropóloga. No hicieron un inventario ni un catálogo general como ordena la Ley de Archivos creada el año pasado, misma que fue planteada y aprobada porque se corría el riesgo de que el Congreso fuera penalizado por incumplimiento, debido a que el Congreso federal había ordenado que tenían un año de plazo para hacerla, pero la hicieron, pero muy mal ya que el archivo general de la nación quería que se hiciera como copia fiel y no fue así”, aseguró.

Abundó en que las fallas de la Secretaría de Cultura fueron más allá y quienes eran sujetos obligados podrían enfrentar imputaciones legales por esos motivos.

“El archivo de concentración de cultura no quedó listo. No sé qué hará Concha Landa porque la Ley penaliza a los sujetos obligados por incumplir, en este caso con la Ley de Archivos.  No está el archivo de concentración al día ni el catálogo general. Probablemente la nueva administración sea la que deba tomar la batuta porque si no entregan como se debe entonces es una omisión. Y como sujetos obligados –tanto Concha como Sofía Pérez- debieron haber entregado eso”, puntualizó.

Ponce de León dijo que en lo que respecta a los museos, estos fueron dejados en manos inexpertas y hubo objetos que incluso se pusieron en riesgo ante la desatención y a pesar de que son “préstamos” que el Estado tiene bajo custodia.

“La coordinadora de museos sólo se encargó de correr a todos por caprichos de género. La idea de ella era dejar puras mujeres y corrió a todos los especialistas, principalmente a los hombres, y puso a una técnico en computación encargada del museo de Juárez. El museo de armas que estaba al interior del Palacio de Gobierno fue destruido tras las manifestaciones de 2016 y, durante mucho tiempo esas armas estuvieron embaladas y sin mantenimiento en el museo de Juárez. Cada 3 meses se les tiene que hacer una revisión, dar mantenimiento y no se les hacía nada con el riesgo de haber sufrido algún daño. Allí estaban también unos trajes uniformes militares que pertenecen al Museo de las Intervenciones y están en préstamo.. Todo ese material se tiene prestado y es necesario renovar el acuerdo cada 3 años. Nadie ha respondido por ello”, afirmó.

En cuanto al estado que guardan algunos edificios y monumentos históricos, Ponce de León dijo que hay puntos que están en pésimas condiciones por falta de mantenimiento como es el caso del Museo de Juárez, la biblioteca Montemayor y el propio edificio que resguardan las oficinas de cultura.

“El museo Casa de Juárez está muy dañado, casi en ruinas por fuera y por dentro. A las ventanas exteriores se les despegaron los botaguas y se mete el agua. La galería de armas la convirtieron en oficinas. El Calabozo de Hidalgo es otro tema, porque en el Palacio federal destruyeron la maqueta que hice hace 25 años. Elaboraron otra con muchos recursos, pero no se apega a la verdad histórica. Ellos tenían la custodia de mi obra, tengo el recibo, y la destrucción es un delito porque es patrimonio cultural. La Secretaría de Cultura ha sido la cueva de Alí Babá y sus ladrones desde hace tiempo, se gastó una millonada de pesos en restaurar el edificio del antiguo Ichicult y ya está en mal estado, la biblioteca se está goteando, tiene unas fisuras muy peligrosas en el primer piso que podrían estar señalando algo y es el cuento de nunca acabar. Nunca hubo trabajo de mantenimiento igual que sucedió con los museos”.

En lo que respecta a las estelas conmemorativas de la independencia, el historiador dijo que en la capital quedan dos de las seis que se le dieron al estado en 1960, mientras que una tercera que estaba en la calle décima fue destruida al igual que ocurrió con la que estaba en la antigua Hacienda Bachimba. Como dato curioso, apuntó, una de esas estelas se encuentra en el rancho de un exalcalde de Camargo.

“En 1960 con motivo de la conmemoración del 150 aniversario del inicio de la independencia, el entonces residente López Mateos emitió un acuerdo para que se hiciera la ruta de Hidalgo. Esto comprendía 260 águilas elaboradas de cemento con base de cantera y una placa con una leyenda, repartidas en 10 estados. A Chihuahua se le enviaron seis, una quedó en Jiménez otra en Camargo, otra en Meoqui, una más en la antigua entrada a la capital, la penúltima atrás del Palacio Federal y la última en el templo de San Francisco”.

En un recorrido por puntos históricos del centro de la ciudad, se pudo constatar que el templo de San Francisco se encuentra en buenas condiciones en su interior aunque el exterior luce dañado. En la plaza “Ignacio Zaragoza” ubicada frente al templo, se encuentra la estela que inicialmente fue colocada en el atrio de la iglesia y al igual que la que se haya a espaldas del Palacio Federal, luce descuidada.

En lo que compete al Calabozo de Hidalgo, se encuentra en condiciones medianamente buenas, aunque con menos elementos de los que tenía hace algunos años. En el Palacio de Gobierno es donde se observan afectaciones severas en la cantera particularmente.