Local

Proliferan fósiles cerca de la ciudad

El lugar ha sido centro de investigación de varias universidades por su gran cantidad de fósiles

El Diario

De la redacción

domingo, 21 febrero 2021 | 05:00

Hace más de 75 millones de años la zona que hoy conocemos como la comunidad de Potrero El Llano, en el municipio de Aldama, a unos kilómetros de la capital, fue rica en biodiversidad tanto terrestre como marina, lo que permitió que distintas especies de dinosaurios y tiburones habitaran el sitio.

Rancho Don Chuy, un predio que abarca 700 hectáreas y que se ubica junto a esta comunidad, ha sido desde hace nueve años el centro de investigación de numerosos especialistas del Instituto Politécnico Nacional, de la Universidad Autónoma de Hidalgo, de la Universidad Autónoma de Chihuahua y de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En ésta última, actualmente se investiga sobre la presencia de terópodos (dinosaurios carnívoros), de los cuales se han encontrado hasta el momento seis diferentes piezas.

También se han localizado vastas muestras de amonitas, gasterópodos, dientes de tiburón y cocodrilo, bivalvos, restos de escamas de pez, así como trozos de caparazones de tortuga y distintos tipos de maderas, asegura Abraham Gutiérrez Martínez, cabeza del proyecto paleontológico familiar que se lleva a cabo en este rancho.

Gracias al apoyo del investigador René Hernández Rivera, este espacio se convirtió en un museo de sitio que a partir de diciembre de 2020 cuenta con un registro paleontológico de 88 piezas que podrán ser exhibidas próximamente, y que además trabaja para ser reconocido como un órgano coadyuvante del INAH, que ofrece visitas a las escuelas, así como servicios de ecoturismo de bajo impacto que no dañan el medio ambiente.

“Chihuahua tiene una riqueza paleontológica incalculable y no se ha descubierto ni siquiera el 20 o 30 por ciento de lo que se pudiese encontrar. Nosotros estamos en una zona privilegiada, en un punto exacto donde estaba el mar y la plataforma continental, por eso encontramos tantos restos fósiles”, puntualiza Abraham Gutiérrez.

Agrega que “la franja que va desde el sur de Texas, y pasa por Ojinaga, Aldama, Julimes, Delicias, Camargo, Jiménez, la Zona del Silencio, hasta llegar a Coahuila, es 100 por ciento fosilera […] los expertos refieren que a comparación de Coahuila, en Chihuahua es poco lo que se ha descubierto, pero por su extensión territorial se tiene el doble de posibilidades de encontrar hallazgos nuevos en materia de paleontología”.