Local

Puerta giratoria genera polémica

Mientras algunos aseguran que es una presunción de inocencia, otros piensan que se abusa de los beneficios

Federico Martínez/ El Diario

lunes, 26 abril 2021 | 05:00

Chihuahua.- El ingreso y rápida salida de presuntos delincuentes de los centros de reinserción social, ha generado múltiples críticas y dado pie a la llamada “puerta giratoria”, término que genera opiniones encontradas no solo entre la comunidad sino entre quienes procuran justicia y quienes la imparten.

En los últimos días se ha tomado nota de casos delictivos que involucran a personas ejecutadas que en tiempo atrás, habían sido detenidas por delitos como el narcomenudeo o la portación ilegal de armas, pero que actualmente estaban en libertad, presuntamente por acceder a una preliberación.

Dichos casos entran en “la puerta gira Nunca nos consultaron, debieron tomar en cuenta a fiscalías de estados al conformar código penal toria”, ya que cometen un delito y en un determinado tiempo son puestos en libertad por este tipo de beneficios que ofrece el nuevo código nacional de procedimientos penales.

El juez Luis Flores, comentó que la puerta giratoria era un término que empezó a sonar mucho en esta reforma en la que se dejó atrás un sistema mixto, más tendiente hacia el inquisitivo y el cual empezó a operar desde el 2008, donde empiezan a verse estos tintes del sistema acusatorio. Destacó que el sistema acusatorio se finca en un principio que tiene que ver con la “puerta giratoria”, la cual es en realidad una presunción de inocencia, lo que significa que, hasta que no haya una sentencia, se puede considerar a una persona como culpable.

“Creo que sería importante establecer que un sistema acusatorio deviene de una exigencia de estados democráticos, estados en los que ya no se busca un autoritarismo por parte del gobierno sino precisamente respetar la independencia de los poderes, y entonces partimos de esa base”, citó el juzgador.

De tal suerte que frente al principio de presunción de inocencia, se estableció que el sistema acusatorio, al fincarse en este tipo de presunción de inocencia lo que se busca es que “se prefiere sacrificar culpables en libertad que inocentes en la cárcel, que era lo que ocurría en el sistema anterior”, expresó.

Por consiguiente, se empezaron a implementar mecanismos para darle la oportunidad a las personas a que no enfrentaran un proceso como tal, ya que el sistema penal está diseñado para que a un juicio oral, solo lleguen aquellos asuntos que sean penalmente relevantes, es decir, delitos que realmente ameriten una sanción punitiva por ser los que más lastiman a la sociedad.

“La sociedad tiene o tenemos muy arraigada esta idea de que el derecho penal busca castigar y en realidad lo que busca es darle a esa persona todas las herramientas durante su reclusión para que al salir, ya no busque delinquir”, citó.

El juez comento que el derecho penal no es un remedio para todas esta problemáticas, en donde la mejor solución sería implementar políticas públicas con las cuales el gobierno garantice educación, trabajo, una vivienda digna, derechos con los cuales una persona puede desarrollarse libremente.

Aclaró que la propia constitución se establecen dos formas de solucionar este tipo de cuestiones, la justicia ordinaria, conocida como juicios, o la justicia alternativa, basada en principios de oportunidad, es decir, darle un voto de confianza a todas aquellas personas que han sido procesadas pero no enjuiciadas bajo ciertos delitos.

Lo anterior es observado por las personas de manera coloquial como la puerta giratoria, ya que al ser presentados ante un juez, pueden acceder a estos beneficios de preliberación.

El abogado penalista Héctor Villasana, expresó que el tema de la puerta giratoria se ha utilizado para tratar de justificar algo que no se da, ya que una persona que reincide o vuelve a cometer otro delito y vuelve a estar detenida, ya no tiene ningún tipo de beneficio para obtener su libertad de manera anticipada.

Mediante entrevista telefónica, comentó que el Código Nacional de Procedimientos Penales, en algunos tipos de delitos como la portación de armas del uso exclusivo del ejército o el narcomenudeo, en un primer momento llegan a tener una pena relativamente baja, pudiendo acceder a ciertos beneficios para cumplir con el resto de la pena en libertad.

“Eso tiene que ver porque no puedes tener una política de criminalización absoluta que tengas a todo mundo detenido porque entonces, luego tienes otro problema en las prisiones”, citó.

Destacó que las personas que son detenidas por delitos como el narcomenudeo o portación de arma de fuego por una primera ocasión pueden cumplir su pena en libertad, pero si vuelven a reincidir o delinquir, ya no se permite algún tipo de libertad anticipada y tienen que cumplir la pena en prisión.

“La ley establece los mecanismos perfectamente para dar oportunidad a aquella persona que delinque por primera ocasión, pero una vez que ya eres reincidente, entonces ya se establecen los mecanismos para que no se de este mecanismo y se hable de puerta giratoria”

Respecto al término de puerta giratoria, explicó que este se acuñó cuando estaba el código de procedimientos penales en el estado de Chihuahua del tipo oral, pasando al otro extremo del garantismo, en el cual se favorecía a la libertad y que él no vio como algo malo.

Héctor Villasana comentó que con la entrada del nuevo código nacional de procedimientos penales, se privilegió un punto medio en el sentido de que se daban oportunidades para que las personas que llegaban a delinquir, se reincorporaran a la sociedad.

El fiscal de la zona centro, Carlos Mario Jiménez, comentó que cuando se conformó el código nacional de procedimientos penales, en el grupo de personas que participaron, faltó personal de fiscalías que estuvieran más relacionados con los delitos en el día a día como acontece normalmente.

“Yo siento que adolecían del conocimiento para poder saber que problemática representaría el conformar este nuevo código nacional”.

 Expresó que los otros actores no tenían la experiencia concreta y práctica para ver ciertos delitos desde un punto de vista jurídico, en el cual podrían obtener una libertad condicional como sucede con este fenómeno.

Comparó que no era igual que una persona detenida por un delito que lastimaba a la sociedad como el homicidio doloso o el tráfico de drogas, obtuviera los mismos beneficios de alguien acusado del robo de hidrocarburos, que representaba un daño para el estado.

El titular de la fiscalía zona centro comentó que en delitos de nueva modalidad como los fraudes electrónicos, robos de identidades y extorsión telefónica, no se debe de dar pie a los criterios de oportunidad, por lo que se debe de legislar para endurecer las sanciones en estos casos.

“Ahora ya no llegan a un banco y roban, de repente que pasa, que checas tu saldo y ha caray, yo tenía 500 mil pesos y ya no los tengo”, citó como ejemplo de evitar la puerta giratoria en este nuevo tipo de delitos electrónicos.

Carlos Mario Jiménez comentó que era importante cerrar las puertas giratorias con la participación de fiscalías de los estados por medio de sus ministerios púbicos, para así poder cortar esas salidas alternas tan fácilmente.

“La realidad es que tiende este tema a un centralismo, chocando con un federalismo y el problema es ¿qué sucede con las entidades federativas?, no son todas tomadas en cuenta”, citando que a nivel nacional a los estados no los tomaban en cuenta, generando esto una situación más complicada.

Comentó que la puerta giratoria lesiona no solo a la Fiscalía, lesiona a la sociedad en general porque permite una libertad sin lograr el objetivo de sancionar y regenerar a esa persona.

fmartinez@diarioch.com.mx