Local

Quedó evidenciada la red delictiva de “Los Salazar”, pero ninguna con órdenes de aprehensión

Cabos sueltos en el asesinato de Miroslava

De la Redacción

lunes, 23 marzo 2020 | 11:10

SEGUNDA PARTE

Con amplio detalle, el testigo identificado como “Manuel”, responsable del área de la Dirección de Análisis e Información Criminal de la Fiscalía General del Estado (FGE), presentó un informe detallado de la estructura criminal "Los Salazar".

Mostró un mapa denominado "Diagrama de Vínculos", con la identidad de la mayoría de los jefes de plaza que operan en la sierra suroeste de Chihuahua, límites con Sonora y extensiones hasta el estado de Sinaloa.

Dicho grupo criminal, ejerce control político, económico y sometimiento de los habitantes desde hace más de 30 años, según las bases de información de plataforma México y otras fuentes de información mexicanas y norteamericanas. 

Explicó que el fundador de dicho grupo es Adán Salazar Zamorano, quien es contemporáneo desde la década de los 80's de narcotraficantes como Rafael Caro Quintero y Emilio Esparragoza, entre otros.

Para el año 2000 crearon un corredor amplio de actividades del narcotráfico con influencia desde los municipios de Chínipas, Urique, Guazaparez, así como en Álamos, Bavispe y San Luis Río Colorado, en Sonora.

Debido a que Adán Salazar Zamorano fue detenido y actualmente permanece recluido en el Cefereso 2, en Jalisco, por delitos Contra la Salud, los hijos de éste, identificados como Alfredo, Adán y Alonso Salazar Ramírez tomaron el control del grupo, quedando al frente su tío Crispín Salazar Zamorano.

Empero, Adán Salazar Ramírez fue víctima de un ataque armado y murió en un hospital en mayo de 2016 en la ciudad de Navojoa.

“Jesús Alfredo Salazar Ramírez junto a Crispín ejercen el liderazgo en las actividades delictivas de dicho grupo, y mandaron matar a periodistas, activistas, derecho humanistas, incluso abogados. Se les conocía como los Mata mp´s en Sonora”, expresó.

Según explicó, Crispín se quedó como líder moral y fundador de “Los Salazar” en dicha organización, logrando en 2016 incrementar su presencia en el sur de Sonora, específicamente en las localidades de Álamos, Empalme y Obregón, donde agarraron nuevos  bríos.

Sobre “El Larry” fue señalado como el coordinador y enlace con los jefes de plaza, y era una de las personas más cercanas a Crispín y Alfredo Salazar.

Sus actividades, precisó el testigo, son las de trasiego de drogas por tierra, aéreo y mantenimiento de pistas clandestinas y ejercen influencias en Agua Prieta, Caborca, Naco; la exportación de sus productos son mariguana y amapola principalmente, después lo hicieron con cocaína, y en últimos años producen metanfetaminas. 

El grupo de “Los Salazar” tienen poder de designación directo en temas políticos a base de amenazas y presiones, específicamente en colocación de candidatos y en el que la mayoría de los directores de seguridad pública de estos ayuntamientos trabajan para ellos.

Llamó la atención que en el municipio de Urique, según reveló, la jefa de la plaza es una mujer identificada como Elba Nidia Palma Morquecho, alias “La China”, cercana a “El Larry”, mientras que en el municipio de Urique es José, Noriel Portillo, alias “El Chueco”, el cual tiene pendiente se le ejecuten dos órdenes de aprehensión, entre ellas la muerte del turista norteamericano Patrick Braxton.

En el mapa se mostraron 36 puestos claves dentro de dicha organización criminal.

Entre los nombres que salieron a relucir de esta familia, todos presuntos integrantes de esa célula criminal, aparecen María Cristina, Alonso y Óscar Luis Salazar –como descendientes de Adán Salazar.

De igual manera, Joel Salazar Vega, Ángel Salazar, también Alejo Cuevas Salazar, quien opera en las ciudades de Navojoa, Empalme y Obregón, Sonora.

Asimismo, pertenecen presuntamente a esta red criminal el director de Seguridad Pública de Chínipas identificado como Martín Ramírez Medina; el primo de “El Larry”, identificado como Heliud Ochoa Zayas; Leonardo Guevara alias “El Zacatecas”, así como una persona de nombre Rodrigo apodado “El Mudo”.

En segunda línea dentro de la estructura criminal aparecen Omar Leopoldo Pérez Vega, así como los hermanos Jesús Ulises, Wilberth Jaciel (prófugo) e Iván Vega Villa.

En el caso de Guazaparez, trabajan para “La China” el director de Seguridad Pública, Saul Rochín, Rubén Cervantes y de igual manera Manuel de Jesús Palma Morquecho.

El testigo “Manuel” declaró que dicho grupo criminal sigue vigente, siguen sembrando y cultivando mariguana y amapola; agencias de investigación norteamericanas los tienen identificados plenamente en el cruzamiento de información con las autoridades mexicanas.

Dos publicaciones de Miroslava en La Jornada, “tumbaron” candidatos ligados al narco en las elecciones de 2016

Entre ellos “Juanito” ligado a Los Salazar

Dos de las publicaciones de Miroslava Breach en el periódico La Jornada, fueron escritas el 23 de septiembre de 2015 bajo el título “Huyen del narco 300 familias en Chihuahua”, y la otra el 4 de Marzo de 2016 titulada “Impone el narco candidatos a ediles en Chihuahua”.

Lorena Contreras Barrios, analista de información de la Fiscalía General de la República (FGR), explicó que en los artículos publicados por la víctima, ésta informó del éxodo de familias hacía el estado de Sonora por la violencia y otras regiones, donde como responsables de ese fenómeno citó al grupo de “Los Salazar”.

La periodista refirió específicamente que en Chínipas ellos colocaron como candidato a la alcaldía para el proceso electoral de 2016 a Juan Miguel Salazar Ochoa alias “Juanito”; mientras que en Bachíniva el grupo criminal de “El 80” impuso a la candidata Silvia Mariscal Estrada. Otro de los “narco candidatos” fue Adrián Campos, postulado por el Partido Acción Nacional (PAN) en el municipio de Urique, así como otras dos personas más.

En Namiquipa también fue colocada una mujer prestanombres del cartel de Sinaloa. 

Miroslava en sus publicaciones detalló que estos grupos criminales, concretamente “Los Salazar” cultivaban y producían droga que exportaban hacía Arizona, Estados Unidos.

El trabajo de periodismo de investigación provocó incomodidad al grupo de “Los Salazar”.

Encubrió  agente procesal a los asesinos y la FGE la mantiene aún dentro de sus filas

El día 4 de Mayo de 2017, agentes estatales catearon la vivienda ubicada en la calle Arroyo de Sacramento número 16327 en el fraccionamiento Quinta Balboa de esta ciudad.

Dicha propiedad era rentada por una mujer que resultó ser agente de la Policía Procesal de la FGE, identificada con el nombre clave de “Rubí”, sobrina de “El Larry”.

Fue a las 07:37 horas de ese día cuando arribaron los agentes del Ministerio Público Marisela Turrubiates y Juana Payán, así como el perito en criminalística Óscar Garza Villalobos acompañado del policía ministerial Salvador Morales.

La moradora visiblemente sorprendida permitió la revisión, y se mostró inicialmente nerviosa; en el lugar se localizaron un rifle AR-15 marca “Bustmaster” y una pistola calibre 9 milímetros marca “Pietro Beretta” con cargadores abastecidos.

La agente mostró el porte de armas, pues fungía como agente de la FGE y en la revisión se localizaron decenas de latas de cerveza y colillas de cigarro, entre otros documentos.

En una de las habitaciones localizaron dos texanas envueltas en una bolsa de plástico con la leyenda de Jaciel, ésto en relación al prófugo de la justicia coautor del crimen Wilberth Jaciel Vega Villa.

Posterior a esta revisión, las agentes interrogadas dijeron que continuaron viendo a "Rubí" en las instalaciones de la Fiscalía Zona Centro, y en los tribunales estatales.

A pesar de mantener una relación de contacto con la célula liderada por "El Larry", la agente sigue en la actualidad prestando sus servicios públicos dentro de la FGE.