Local

Realiza Pemex simulacro de incendio

Prevén derrames y seguridad de personal

Francisco López/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

sábado, 10 julio 2021 | 05:00

Personal de la planta de Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó ayer un simulacro de incendio con el fin de prevenir cualquier incidente, así como probar las medidas de seguridad y proteger a toda la plantilla laboral.

La emergencia contra incendio en la instalación ubicada en la salida rumbo a la carretera a Delicias, se hace periódicamente, que en este caso en lugar de una supuesta fuga de gas en válvula como ocurrió el año pasado, se realizó en uno de los tanques de combustibles más grandes.

El simulacro consiste en sonar la alarma y que el personal en oficinas y otros sectores salgan hacia el llamado punto de reunión en el estacionamiento para explicar la emergencia y los procedimientos, mientras de manera automática los sistemas contraincendios se activas para abrir válvulas con corros de agua que caen directamente en la superficie del almacenador.

Además, cuenta con sus propias hidrobombas que avientan el agua con líquido especial para apaciguar el fuego y enfriar el tanque de 55 mil litros de combustible.

Esto, además del apoyo de las corporaciones de seguridad como el Cuerpo de Bomberos, Protección Civil y registro de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entre otras.

Los simulacros se hacen mensualmente en diferentes rubros así como uno de mayor magnitud cada seis meses aproximadamente, en el que participan las autoridades de los tres niveles de gobierno.

El tiempo de duración de la actividad fue de 20 minutos desde que se tocó la alarma, se llamaron a los números de emergencia, se tomaron las medidas reactivas para controlar el supuesto incendio o derrame tóxico, los sistemas de aspersión de agua se activaron, hasta que debería aparentemente estar controlado todo el incidente.

Todos estos simulacros se hacen como parte del fortalecimiento de la cultura de prevención y respuesta en caso de contingencias, ya que el manejo de combustibles está sumamente regulado de manera muy estricta debido a su alto grado de peligrosidad para el ser humano y el medio ambiente.

Estas acciones preventivas mejoraron con el tiempo, especialmente luego de aquel 24 de mayo de 1988, cuando en la capital del estado, estuvo a punto de vivir una catástrofe de dimensiones incalculables por el incendio del tanque N. 14 de la ex Planta de Pemex, situación que puso en alerta en materia de prevención a las autoridades para los años venideros.

En esos tiempos, cerca de 200 mil personas residentes de diez colonias aledañas fueron evacuadas. La zona fue acordonada por el Ejército y los cuerpos policiacos. El riesgo mayor era que el fuego llegara a un tanque similar que contenía gasolina Nova y de haber alcanzado, podría haber sido un desastre de grandes proporciones, que afortunadamente gracias a la acción coordinada de los bomberos de Chihuahua, Delicias, Camargo, Parral, Cuauhtémoc, Aldama y Ciudad Juárez, se pudo sofocar.

A diferencia de hace tres décadas en la reglamentación urbana no era tan estricta, ahora se cuenta con lo que le llaman zona de seguridad de los terrenos alrededor,  para evitar que la mancha urbana llegue a las cercanías.