Local
En varias regiones de la entidad

Rebasan criminales a gobierno de Corral

El caso más reciente fue el homicidio de el comandante en Ojinaga de la Agencia Estatal de Investigaciones, Andrés Lara Durán, victimado el miércoles 2 de junio

De la Redacción

viernes, 04 junio 2021 | 05:00

Rebasan Antonio Leonel Camacho Mendoza alias “El 300”, José Noriel Portillo Gil “El Chueco” y Sergio Menchaca, al Gobierno del Estado, ya que han sido quienes han asolado varias regiones de la entidad y han asesinado a varios elementos policíacos.

Tras el último homicidio de un agente estatal en Ojinaga, de manera anónima, elementos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y Fiscalía General del Estado (FGE), hicieron circular un pronunciamiento por la constante agresión de grupos criminales a sus compañeros, por supuestas complicidades de jefes con los delincuentes, “Cuántos más quieres Ocaña, cuántos más quieres Peniche, cuántos más quieres Corral”, fue parte del mensaje.

El caso más reciente fue el homicidio de el comandante en Ojinaga de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), Andrés Lara Durán, victimado el miércoles 2 de junio luego de haber sido interceptado en la carretera, y después de privarle de la vida, aparentemente su cuerpo fue incinerado, informaron anoche fuentes de la Fiscalía General del Estado.

Este incidente y los ocurridos el pasado 5 de enero, cuando un grupo del crimen organizado compuesto por entre 16 y 18 personas irrumpió en el destacamento de la Policía Vial de Ojinaga, advirtiendo a los elementos que de no retirarse en una semana iniciarían los ataques en su contra, están ligados al líder criminal Sergio Menchaca, quien controla dicha región del estado.

Lo que podría haber detonado en la ejecución del comandante, fue que en días pasados, en Ojinaga se realizó un operativo en una propiedad, que llevó al aseguramiento de varios vehículos, algunos de ellos de lujo, propiedad de Menchaca, de acuerdo a información proporcionada por el fiscal General del Estado, César Agusto Peniche Espejel.

Otro de los casos más recientes, se trata del asesinado de el comandante Luis Raúl Tarango Ávila, registrado el 7 de mayo en Parral, quien de acuerdo a información de compañeros ya había sufrido meses atrás un intento de ejecución en la ciudad de Chihuahua.

Los hechos se registraron a la altura de la Puerta del Tiempo, en la ciudad de Parral, en donde el agente estatal recibió múltiples impactos de arma de fuego de grueso calibre en el pecho, cabeza, brazo y pierna izquierda.

En este caso, Peniche Espejel informó que el grupo perteneciente al Cártel de Sinaloa o Gente Nueva, relacionado con “Los Salgueiro” y particularmente con Antonio Leonel Camacho Mendoza, alias “El 300” o “El Osama Bin Laden”, estaría involucrado de manera directa en dicho ataque armado.

Además de estos casos, uno que conmocionó a la comunidad internacional, se registró el 28 de octubre de 2018, cuando José Noriel Portillo Gil “El Chueco”, líder criminal de la Sierra de Chihuahua, ordenó el asesinato del ciudadano norteamericano Patrick Braxton, de 34 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado en una brecha del municipio de Urique, el 18 de noviembre de ese año.

El caso generó conmoción por la exigencia de justicia de la familia de Braxton, que desde su desaparición, un mes antes de encontrarse el cuerpo, se mantuvo en comunicación con la Fiscalía General del Estado y con una estrategia mediática para emprender la búsqueda y posteriormente una serie de homenajes.

El maestro, oriundo de Carolina del Norte, se encontraba de vacaciones en la zona serrana de Chihuahua y se presume que fue atacado por “El Chueco” en un hotel de esa región, al haberlo supuestamente confundido con un agente de seguridad de Estados Unidos.

Una vez que se confirmó el hallazgo del cuerpo de Patrick, el gobernador Javier Corral anunció que ahora se concentrarían en capturar al delincuente que cometió el crimen, sobre quien hay varias carpetas abiertas de investigación, pero a la fecha no se ha concretado.

Asimismo a principios de enero de 2019 un hombre acudió a la comandancia de Guazapares para entregarse por haber sido el asesino, sin embargo, fue liberado tras comprobarse que fue presionado por un grupo criminal que controla la región.

Cabe señalar que estos no son los únicos casos de asesinatos de agentes policíacos, ataques a corporaciones del orden o confusiones, orquestadas por estos grupos criminales que tienen azolada la región noreste, sur y occidente del estado.