Local

Rechaza ONG 'privatización del transporte'

Retén Ciudadano teme que la operación solo sea con la finalidad de obtener rentabilidad a costa de los usuarios.

El Diario

Manuel Quezada Barrón/El Diario

jueves, 13 febrero 2020 | 16:20

El Retén Ciudadano rechazó ayer el anteproyecto de Ley de Transporte que abre la posibilidad de que la iniciativa privada preste el servicio de transporte urbano en el estado de Chihuahua, anular las concesiones y que la operación solo sea con la finalidad de obtener rentabilidad a costa de los usuarios. 

Carlos Loya López, asesor del Frente de Consumidores, indicó que con la nueva ley el Estado solo regularía la prestación y dejaría sin efecto su obligación primaria de prestar directamente el servicio a través de los órganos o entidades que para tal efecto cree. 

Para el Retén Ciudadano, más que privatizar el servicio del transporte urbano el Gobierno debería estatizar este servicio público. Expuso que desde hace años la obligación de prestar el referido servicio a cargo del Gobierno es letra muerta, ya que los concesionarios tampoco han podido garantizar la prestación de un buen servicio y ahora, aun así, buscan incrementar la tarifa al usuario, cosa que tampoco aceptan como organización de la sociedad civil. 

Lamentó la intención de privatizar el transporte urbano y que el Gobierno estatal busque de esa manera anular el derecho a la movilización de la gente. Señaló que si se anulan las concesiones y se entrega el servicio a la iniciativa privada el Gobierno ya no podría intervenir en favor de los usuarios, ya que solo regularía la prestación y en cuestión del manejo de tarifas, dirá: “es una empresa y tiene que sacar sus ganancia”. 

Carlos Loya puso en tela de duda que la iniciativa privada vaya a mejorar la prestación del servicio, y si lo hace, las tarifas serán mucho más elevadas que la actual. Indicó que en diversos estados de México y del sur de Estados Unidos la prestación del servicio de transporte urbano la hace el Estado, debido a que es su responsabilidad. 

Cuando se privatice, el servicio solo se verá como un medio para obtener grandes ganancias a costa de los usuarios, como ya sucedió con otros servicios que asumió el sector privado. El asesor de Fedeco criticó que hasta ahora el Gobierno del Estado y el mismo Congreso del Estado no busquen tomar en cuenta la opinión de los usuarios sobre la iniciativa de la Ley del Transporte. 

Finalmente dijo que los usuarios, los que pagan por ese servicio, tienen derecho a ser escuchados sobre los cambios pretendidos, sobre los cuales -adelantó- definitivamente no están de acuerdo.