Local

Reciben jovencitas en rehabilitación diplomas

“Superación en acción” brinda herramientas para crear negocios y generar oportunidades de empleo

De la Redaccion

martes, 08 junio 2021 | 05:00

Jovencitas del albergue Unidas por Amor, recibieron un diploma de manos de la alcaldesa María Angélica Granados Trespalacios, así como encargada de despacho del Instituto Municipal de la Mujer, Verónica Pacheco, luego de acreditar la formación en materia de desarrollo de habilidades en ventas, como parte del programa Superación en Acción. 

Esto luego de que el Gobierno Municipal, a través del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM), impartió un diplomado de ventas dirigido a adolescentes de dicho albergue, por medio del programa Superación en Acción, que tiene como fin brindar herramientas para la creación de negocios y generar oportunidades de empleo.  

Dicho diplomado se impartió alrededor de 24 adolescentes del albergue, quienes reciben formación en materia de desarrollo de habilidades en ventas, inglés básico, habilidades para el empleo, y negociación y manejo de conflictos, comprendido en 8 módulos en un periodo de seis meses.      

La entrega de dichos diplomas se da a mujeres que forman parte del programa “Superación en Acción”, un grupo de jóvenes en estado de vulnerabilidad que ya han concretado sus capacitaciones, a fin de proporcionarles herramientas que les permitan impulsar su participación plena en la sociedad. 

De igual forma, las usuarias reciben atención psicológica, canalización y asesoría jurídica por parte del IMM, así como acompañamiento personalizado. A las jóvenes de este albergue se les ha impartido formación humana en temas de "Codependencia y Prevención de Adicciones", "Prevención de Embarazo en Adolescentes" y el “Taller Sentido De Vida".

Durante una amena plática la alcaldesa y las adolescentes compartieron varias experiencias que vivieron dentro de los talleres, mientras que mostraron parte de sus creaciones, e hicieron un obsequio de un peluche a la alcaldesa que fabricaron con sus propias manos.

Las jovencitas se dijeron muy contentas y sorprendidas con la visita, por lo que incluso realizaron una coreografía de danza. 

En un ambiente de confianza, las menores mostraron su agradecimiento y pidieron que no les dejen de llevar este tipo de programas, ya que solicitaron incluso uno para poner uñas y de repostería para cocinar pasteles y poderlos comer en el albergue.