PUBLICIDAD

Local
Fue utilizado fusil 'cuerno de chivo'

Recibió El Chueco nueve disparos y el 'tiro de gracia'

El que le quitó la vida le perforó el pulmón izquierdo

Argelia Domínguez/ El Diario

viernes, 24 marzo 2023 | 08:00

Chihuahua.- De acuerdo con las pruebas periciales realizadas por la Fiscalía General del Estrado de Sinaloa, José Noriel Portillo Gil, “El Chueco”, recibió un total de 10 disparos; el que le quitó la vida le perforó el pulmón izquierdo, mientras que el impacto ubicado en su sien derecha, que podía apreciarse en las imágenes de su cuerpo inerte, fue el conocido como “tiro de gracia”.

El Diario tuvo acceso al dictamen forense realizado por el perito médico José Alejandro Norzagaray Plasencia, en el que describen las lesiones que presentaba el cuerpo de “El Chueco”, quien fue asesinado cerca de la comunidad de La Viuda, municipio de Choix, entre las 6:35 y 8:35 de la mañana del 18 de marzo, es decir, entre 12 y 14 horas antes de que se realizara la necropsia.

Quien fuera operador del Cártel de Sinaloa en la plaza de Urique, recibió nueve impactos antemortem; siete de ellos lesionaron su pulmón izquierdo e intestino, y otros dos su brazo derecho. Además, presentaba una herida en la región frontoparietal derecha, producida postmortem.

Asimismo, el médico forense describió en su informe múltiples lesiones por esquirlas en el muslo derecho, así como un razón de bala de tres centímetros de longitud en la región inguinal izquierda.

La causa directa de muerte establecida por el perito fue “shock hipovolémico consecutivo a perforación pulmonar izquierda, con estallamiento de bazo y riñón izquierdo, secundario a mecanismo contuso perforante por proyectil de arma de fuego”.

De igual forma, esta casa editora pudo acceder a la prueba de balística correspondiente a nueve casquillos y dos cartuchos desarticulados, en la que el perito estableció que dichos elementos corresponden al calibre 7.62 x 39, utilizado en los denominados “Cuerno de Chivo”. Además, refirió que los casquillos fueron percutidos por dos armas de fuego.

Aunque el cuerpo de “El Chueco” fue encontrado desde el 18 de marzo, fue hasta la noche del martes 21 que la fiscal General de Sinaloa, Sara Bruna Quiñónez Estrada, notificó a la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE) sobre el hallazgo de un cadáver que tenía características similares al buscado narcotraficante.

El miércoles 22, el fiscal, César Jáuregui Moreno, dio a conocer que Diana Carolina Portillo Gil, hermana de “El Chueco”, reconoció el cadáver de manera preliminar, pero fue hasta ayer que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, anunció en su conferencia de prensa matutina que las pruebas de genética confirmaban la identidad.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que el asesinato fue concertado por las propias facciones del Cártel de Sinaloa, debido a los problemas Portillo Gil había generado tras asesinar a dos sacerdotes jesuitas, un guía turístico y un hombre en la comunidad de Cerocahui, Urique, el 20 de junio de 2022.

“El Chueco”, nacido el 12 de mayo de 1992, se integró a las filas del Cártel de Sinaloa hace cerca de una década, al servicio del grupo de “Los Salazar”, que controla la franja fronteriza entre los estados de Chihuahua y Sinaloa.

Con apoyo de varios de sus familiares, creó una estructura criminal que le permitió dominar todo Urique, incluyendo la cabecera municipal y las comunidades de Ciénega de Trejo,

Mesa de Arturo, Bahuichivo, Cerocahui y San Rafael.

Desde 2018 se colocó en la lista de objetivo prioritarios de la Fiscalía por haber asesinado al maestro estadounidense Patrick Braxton-andrews, a quien supuestamente confundió con un agente de la Administración de Control de Drogas (DEA).

El 20 de junio de 2022 mató a los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, así como del guía turístico Pedro Palma y al joven Paul Osvaldo Berrelleza, tras lo cual, la FGE ofreció una recompensa de cinco millones de pesos para quien brindara información que ayudara a su captura.

Además, en colaboración con fuerzas de la federación, el gobierno estatal desplegó un operativo permanente en Urique que redundó en la detención de 34 personas relacionadas con José Noriel Portillo, entre ellas su primo Gilberto P. V., alias “El Shakira”, a quien identificaban como el segundo al mando de la célula delictiva.

De acuerdo con la gobernadora Maru Campos Galván, “El Chueco” se vio forzado a abandonar Urique ya que las corporaciones mermaron sus fuentes de financiamiento, entre ellas, la venta clandestina de cerveza, la tala ilegal y las extorsiones a empresas mineras. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD