Local

Reclaman dueños de bares y cantinas al Estado por trato injusto

Calculan que hay más de dos mil 500 personas sin empleo en este giro

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 25 septiembre 2020 | 17:10

Miembros de la Unión de Bares y Cantinas de Chihuahua han reiterado su molestia por el trato injusto dado por el gobierno del Estado durante la actual contingencia de coronavirus que por más peticiones y ofrecimientos de cumplir con medidas sanitarias, no se les ha permitido trabajar y, por ende, hay miles de empleos perdidos, deudas acumuladas, trato indigno y la economía en este giro está a punto de colapsar. 

Tras seis meses desde que sus actividades fueron suspendidas, han mostrado en varias ocasiones su preocupación por que se amplíe a más tiempo las restricciones, ya que es indispensable que puedan volver a operar para tener ingresos, además de los trabajadores que dependen de sus sueldos y requieren llevar sustento a sus familias. 

Calculan que son hasta 500 establecimientos entre centros nocturnos, cantinas, bares y antros que tienen empleados, por lo que más de dos mil 500 personas están sin empleo y sin poder llevar sustento a sus hogares. 

“¿Por qué Juárez cambió a amarillo y la capital en el abandono. Porqué nos consideran un giro negro y vamos a ser los últimos en abrir?”, es la pregunta y reclamo hacia las autoridades, principalmente al gobernador del Estado, Javier Corral Jurado. 

A pesar que con el semáforo naranja de la alerta sanitaria se permitió abrir a los restaurantes con servicio de bar, con cierto aforo, los demás será hasta semáforo amarillo y con el 30 por ciento de la capacidad, lo que tampoco genera una recuperación, ya que los gastos durante este tiempo no han parado. 

Entre la luz, que es un servicio con nada de consideración hacia los establecimientos; el agua, cuya cuota continúa a pesar de que no se gasta; y las rentas, que en pocos casos los propietarios han sido condescendientes al estar en pandemia pero a otros no les ha importado, la situación es cada vez más crítica al punto de que proyectan un 30 por ciento haber quebrado y, de mantenerse igual, la situación será la totalidad. 

“Necesitamos trabajar, hay familias que dependen del ingreso. Cada negocio tiene un mínimo de cinco empleados, imagínese cuantas casas se quedaron sin ingreso. Afortunadamente hay quienes hemos podido seguir pagando aun cuando no se trabaja, pero ya no podemos más. 

Otro mes va a ser catastrófico; otros tuvieron que liquidar, algunos negociaron con sus empleados. Otros definitivamente dijeron que ya no pueden”, fueron algunos de los comentarios de responsables de establecimientos. 

Argumentaron que existe la posibilidad de que el próximo 27 de septiembre, se permita abrir con medidas sanitarias como la sana distancia, desinfectar constantemente, uso de gel antibacterial, ponerse las mascarillas que cubran nariz y boca, tapete sanitizante, pero aún es un acuerdo de palabra y esperan que la autoridad cumpla.