Local

Red de pedofilia alcanzaría a funcionarios y adinerados

Hugo Martínez o Jaime Avelino, amante de la fotografía, cacería y carne asada

/ Jaime Avelino M.
/ Jaime Avelino M.

Eduardo González/ El Diario

jueves, 08 octubre 2020 | 09:25

Chihuahua.- La fotografía, carne asada y cacería eran los pasatiempos que en dos perfiles de Facebook usaba como “fachada” a sus actividades ilícitas Jaime Avelino M., acusado de sostener una amplia red de producción de pornografía y prostitución infantil que operaba desde un domicilio en la colonia Villa Juárez. 

El análisis de las cuentas de redes sociales fue fundamental para determinar el indicio de un delito de “gran escala”, se ha informado. 

El hombre, quien desde el pasado 6 de octubre se encuentra a disposición del Ministerio Público, es investigado además por sostener y comercializar materiales a personalidades de alto nivel socioeconómico e incluso de la política estatal y nacional. 

Según el análisis criminológico, realizado por la Unidad de Investigación de Trata de personas, el varón enfrenta investigaciones por denuncias que datan desde el año 2012, en las cuales se acumulan cientos de víctimas de violación. Dicho material era usado para crear videos pornográficos.

“El imputado, en base al enamoramiento o extorsión, llegó a mantener cautivos a los afectados, forzándolos a tener relaciones sexuales”, relató una persona allegada al caso. 

En dicho caso hay indicios que operaban en la ciudad de Chihuahua casas de prostitución infantil en la cual comercializaban a niños y en la cual entraban empresarios y personas de gobierno de alto nivel, relató una fuente de primer nivel de la Fiscalía Estatal. 

“Esta persona fue acusada inicialmente por una víctima que informa siendo menor de edad, que fue contactado para pactar tener relaciones sexuales videograbadas, el ofendido expone que hay más víctimas y se logran ubicar otros dos más”, expuso por su parte Wendy Chávez Villanueva, fiscal Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM).

Precisó que en la carpeta de investigación lo que obra es la producción de pornografía infantil.

Los menores entrevistados en su narrativa de hechos exponen que, a través de Jaime Avelino M. O.,  pactaron encuentros sexuales con extraños y sin que los menores estuvieran enterados de que recibirían una remuneración económica, les entregaron hasta dos mil pesos.