Local
A tres años de la masacre LeBaron

‘Rhonita era un ángel desde que estaba con vida’

Adriana, hermana de una de las víctimas, la recordó con amor y refirió que era una de las mujeres más buenas que conoció

Alejandra Sánchez / El Diario

domingo, 06 noviembre 2022 | 10:52

Chihuahua.– “Rhonita era un ángel desde que estaba con nosotros; ella era una de las mujeres más buenas y sencillas que he conocido. El tiempo que ella estuvo aquí nos alegró la vida a todos; yo creo que ésa fue su misión en la tierra”, expresó Adriana LeBaron en entrevista exclusiva para El Diario de Chihuahua.                                                                                

Sentada en la sala de su casa durante el desayuno, Adriana recordó a su hermana, a quien describió como un ser humano impecable que siempre dio todo por los demás, hasta el último momento de su vida.

“Ella era el angelito de la familia; ella era la linda, la buena. Ella era la simple; disfrutaba de ser mamá y amaba a sus hijos. Le gustaba la cocina, salir a caminar con sus niños, le fascinaba leer; era supermaternal”, dijo Adriana entre lágrimas.

Según su testimonio, Rhonita fue muy empática desde que era una niña; no le hacía daño a nadie: “una en cien millones”.

“Fue muy difícil perderla; lo sigue siendo, pero al menos la tuvimos un ratito con nosotros y nos hizo muy felices todo ese tiempo. El día de su cumpleaños le hicimos una fiesta para recordarla, celebramos su cumpleaños número treinta y todos le escribimos una carta también”.

Continúa clamor de justicia

Entre las exigencias realizadas por la víctima indirecta de la masacre del 2019, Adriana clamó justicia.

“A veces las personas no denuncian por miedo, pero no podemos quedarnos callados, para nosotros es muy sagrado reportar los crímenes. Y tras el asesinato de Rhonita, creamos la fundación Rhonita Vive, y por medio de ella apoyamos a aquellos familiares de víctimas de desaparición u homicidio”.

Rhonita fue asesinada la tarde del 4 de noviembre del 2019. Sus presuntos atacantes pertenecían al crimen organizado.

Ella murió quemada dentro de una camioneta, convirtiéndose en una de las tres madres abatidas. Sus hijos, Howard Jacob, de 12; Krystal Bellale, de 10, y los gemelos Titus Alvin y Tiana Gricel, de tan sólo ocho meses, también partieron de este mundo.

“Ellos no merecían morir, partieron de este plano terrenal para ir al Cielo”, refirió Adriana.

Tres años después de los hechos violentos, 31 hombres han sido detenidos por las autoridades federales, sin embargo, ninguno ha sido sentenciado.

Por su parte, y ante los hechos, Adrián LeBaron aprovechó el espacio para conmemorar no la muerte de Rhonita, sino su vida y la de sus nietos.

‘Yo sé que estás descansando’

“Rhonita, yo sé que estás descansando, y que ves cómo corren los niños a tu lado, sé que los besas y aunque ya no hay tristeza allá, los arropas para que estén más felices”.

“Hija, un día te veré de nuevo y te voy a dar un reporte de lo que hicimos, te diré que lo que te pasó fue injusto, pero no en vano”, dijo Adrián.

Además, el padre de Rhonita señaló que en este último año se les ha acercado gente muy buena y decidida, “gente valiente y honesta, gente que sabe trabajar por la justicia y que quiere un mejor país, ése que tanto amabas. Gente que va a cambiar a México, sin duda”.

“Te quiero pasar el reporte, hija: van 31 detenidos relacionados con la masacre, pero sólo siete están siendo procesados por el crimen. Dice el presidente que faltan otros siete y ahí termina, tú y yo sabemos que fue un centenar el que los atacó, pero ni modo, así es nuestro país”, externó Adrián.

“La verdad es que nos estamos resignando a que no todos pagarán por sus acciones, pero estamos trabajando por procurar una verdadera justicia y no nos vamos a cansar nunca. Ya les vi el rostro a tus asesinos, y ¿sabes qué vi? Su pasado. ¿Qué tuvo que pasar para que se dejaran envolver?, ¿qué les faltó, qué palabras de amor no recibieron?, ¿cuántos golpes les dio la vida como para dejarlos sembrados en una sierra para matar mujeres y niños?”.

Amor y una mano franca

De acuerdo con Adrián, lo que les faltó a los responsables del suceso es algo que su familia siempre tuvo: amor y una mano franca que les dijera “bien hecho, hijo”.

“Te quiero contar que descubrí un México que desconocía, hay mujeres que buscan a sus hijos desaparecidos de forma incansable y es porque una madre jamás va a dejar de buscar”.

“Hija, tú fuiste víctima de terrorismo”.

Aunque ese día las mujeres se identificaron y pidieron compasión, a los perpetradores no les importó.

“Yo no busco venganza, busco justicia”.

“Hija, tus hermanas y hermanos están bien, trabajadores y son buenas personas. Tus hijos son felices, tu amada madre es parte de esta lucha y seguro ves cómo te pareces a ella”.

Al preguntarle qué mensaje le gustaría que le llegara a Rhonita, Adrián LeBaron respondió: “hija, descansa, y algún día te voy a alcanzar para darte un abrazo bien fuerte, para no soltarte jamás, y te prometo darte buenas cuentas”.

Justicia, a paso lento

• Han pasado tres años desde los lamentables hechos en que perdieron la vida Rhonita y sus cuatro hijos, el 4 de noviembre de 2019

• En ese momento, las víctimas pidieron compasión a sus verdugos, pero eso no los detuvo

• A día de hoy, sólo hay 31 detenidos por las autoridades del país, de cien que se especulan

• De los aprehendidos, sólo siete están en proceso, y ninguno con sentencia