Local

Rotonda de los Chihuahuenses Ilustres, en el olvido

Tiene años sin abrir; ni el gobernador sabía que existía ese espacio, que se supondría iba a ser un atractivo turístico y sitio de interés para la historia del estado

Juan Alanís/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

miércoles, 21 abril 2021 | 20:43

Chihuahua.- La Rotonda de los Chihuahuenses Ilustres, ubicada debajo del Monumento del Ángel,  que tiene a las personalidades más importantes, es un espacio que prácticamente tiene casi 20 años sin abrirse al público, e incluso se ha utilizado como bodega.

La obra la inauguró el ex gobernador, Patricio Martínez García en el 2004, pero tras terminar su administración, durante años ha permanecido cerrada al público en general, cuando se supondría iba a ser un atractivo turístico y sitio de interés para la historia de Chihuahua.

Los nombres de Agustín Melgar, Manuel Ojinaga, Toribio Ortega, José Eligio Muñoz, Ángel Trías, Abraham González, Berardo Revilla, José María Mari, Laureano Muñoz, Daniel Muñoz, Cayetano Justiniani, Joaquín Terrazas, Jesús José Casavantes y Ángel Peralta, están rodeados de paredes verdes de mármol, 14 urnas colocadas en herradura, una gran vitrina donde está cada bandera con que se cubrió su urna mortuoria al ser trasladada y en el centro del salón cuatro pantallas, apagadas que contarían la historia y los méritos de cada personaje.

Pasó la administración de José Reyes Baeza, César Duarte Jáquez y ahora  a punto de culminar la de Javier Corral Jurado, sin que se haya podido apreciar al público en general esta obra.

Hace tiempo, se le pidió al historiador chihuahuense, Edelmiro Ponce de León, que hiciera un estudio para poder reabrirla, sin embargo, quien fuese también encargado del Museo de la Lealtad Republicana o Casa Juárez, fue asignado a otro espacio en la Secretaría de Cultura, sin que se le permitiese concluir con su diagnóstico.

Un aspecto importante que pudo rescatar, es que dicha rotonda era para los que tuviesen título de beneméritos, cosa que ni Abraham González, Ángel Trías, Manuel Ojinaga y Toribio Ortega, tienen.

Fue en el 2017 cuando un grupo de escritores e historiadores, entre los que se encontraba el ya fallecido Miguel Anguiano, solicitaron al mismo gobernador, que se abriera, porque es una falta de respeto hacia los restos de los ilustres que se encuentran ahí, que haya artículos de otra índole y no se les haya dado importancia.

En ese entonces, el mandatario estatal desconocía que existiera un espacio ahí y simplemente los canalizó con alguien para que los auxiliara, pero no dio frutos, nadie se ha hecho cargo y el especio sigue ahí, en abandono y sin importancia para las autoridades actuales.