Local

Rotulan aquí camiones viejos para enviarlos a Juárez

El Gobierno prepara otros 15 camiones que dieron servicio como ‘ViveBús’ en esta ciudad para ser llevados a la frontera donde serán usados en la primera Ruta Troncal

Miguel Silva/El Diario

miércoles, 14 julio 2021 | 16:24

El Gobierno del Estado prepara otros 15 camiones modelo 2014 –que dieron servicio como ‘ViveBús’ en la ciudad de Chihuahua– para traerlos a Juárez, donde serán usados en la primera Ruta Troncal. 

Dichas unidades, adquiridas durante la administración de César Duarte, fueron captadas ayer en los patios de maniobras de la operadora de transporte semimasivo de Chihuahua, ya rotuladas con la imagen de ‘Bravobús’, como se le denomina al sistema en esta frontera. 

Estas se sumarán a los 15 camiones Mercedes-Benz que desde el pasado 13 de junio empezaron a circular en Juárez y que forman parte de los autobuses que fueron puestos a remate en julio de 2020, sin que se presentaran compradores. 

El secretario de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue), Luis Felipe Siqueiros, dijo anteriormente que los camiones serán usados de manera temporal el “tiempo que sea necesario”, hasta que arriben los de modelo 2021 comprados por las empresas ganadoras de las licitaciones para operar el sistema de transporte. 

El pasado 20 de enero, David Holguín, director de Transporte de Gobierno del Estado, informó que podrían ser hasta 30 unidades del “ViveBús” las que se envíen a Ciudad Juárez. 

‘Incumplió Estado con acuerdo’ 

El Gobierno del Estado incumplió con el acuerdo de concertación que estableció con los concesionarios del transporte público y mantiene la operación de la Ruta Troncal de la ciudad de Chihuahua, además de disponer de los activos como lo son los camiones del ViveBús que se compraron en 2013 y que, en ese entonces, el Gobierno estatal fungió como aval de los transportistas. 

Francisco Lozoya, secretario general de los concesionarios de la CTM, manifestó que el acuerdo que se firmó en 2014 consistía en que el Estado operaría la Ruta Troncal hasta que se lograra el saneamiento financiero, ante la quiebra de la Coordinadora de Transporte Colectivo (CTC). Dicho acuerdo se firmó por seis meses y posteriormente se dio otra prórroga de cuatro meses, plazo que venció hace varios años y el Estado mantiene la operación de la ruta.