Local

Se cubren del sol en kiosko traído de Europa

Los chihuahuenses disfrutan de la Plaza de Armas

Yeimi Hernandez / El Diario

miércoles, 25 mayo 2022 | 17:47

La historia de la Plaza de Armas data desde 1895 y ha sido sitio por décadas lugar de encuentro de chihuahuenses y visitantes que se maravillan con su kiosko, jardines y por supuesto la Catedral Metropolitana de Chihuahua.

La plaza cuenta con faroles y el actual kiosko de estilo parisino que fueron traídos de Europa y colocados en la administración del general Miguel Ahumada. 

En ese entonces la tendencia de estilo parisino estaba muy presente por lo que las bancas que actualmente siguen alrededor de la plaza también lucen ese estilo; dichas bancas cuentan con medallones

en el respaldo que representan las actividades económicas como el trabajo, el comercio, la agricultura y la minería. 

Su actual aspecto fue rediseñado no hace muchos años; antes, la plaza estaba rodeada por no sólo un kiosko, sino por cinco que daban sitio al trabajo de más de 15 boleros que daban servicio a los paseantes del lugar.

En 2013, como parte de los trabajos de reparación a la plaza por parte del Ayuntamiento se restauró el kiosko que se encuentra en el centro y que da vista a la Catedral y Palacio Municipal.

La base de la obra es de cantera y sus columnas y ornamentos están formados por hierro colado y madera que sostiene en la parte superior 136 vitrales.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) cuenta que este kiosko es idéntico al que se encuentra en la Plaza Principal de Manaos, en Brasil, pero que el de Chihuahua lo supera en tamaño por lo menos dos metros más de circunferencia.

Además, el INAH indica que en el país sólo existen dos kioskos con estas características tan particulares, el de Chihuahua y Guadalajara.