Local

Se está trabajando en la vacuna contra el Covid: doctora en biología

La científica chihuahuense, María Esther Orozco, aseguró que se tendrá una vacuna mexicana para mediados del año que entra

El Diario

Heriberto Barrientos/ El Diario

domingo, 04 octubre 2020 | 20:35

Chihuahua, Chih.- La doctora en Biología celular María Esther Orozco Orozco, quien coordina en la actualidad a un equipo técnico-científico de 19 grupos de investigadores en el país, se mostró optimista en que a finales de este año salga al mundo, la primera vacuna contra el virus SARSCoV- 2.

En el caso de México, la científica chihuahuense subrayó que se está trabajando intensamente con los recursos disponibles, para generar nuestra propia vacuna en el primer semestre de 2021.

“Hay que decirlo claro. Los científicos mexicanos no estamos esperando soluciones y que nos llegue la vacuna, se está trabajando con grandes empresas e instituciones para también producirla en nuestro país”, expresó.

En entrevista con El Diario, adelantó que laboratorios importantes como “AstraZeneca” en colaboración  con la Universidad de Oxford en Reyno Unido; “Novartis” y “Jonhson” en Estados Unidos así como los gobiernos de China y Rusia van a la vanguardia para obtener una vacuna en humanos muy posiblemente para finales de este año.

Pasadas las primeras etapas de la epidemia de Covid-19 en México, donde los esfuerzos estaban concentrados en evitar el mayor número de muertes que se pudieran, ahora la  carrera está enfocada en encontrar una vacuna contra el virus SARS-CoV-2.

Esther Orozco es coordinadora del grupo técnico-científico que representa al país ante la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés).

Al hablar de los antecedentes queoriginaron el virus, mencionó que hay mucha desinformación, pero el 99.9 de la comunidad científica en el mundo coincide en que el Sars-Cov-2 no fue creado en laboratorio, ni en la cuidad de Wuhan, donde se originó la pandemia, sino mutó y brinco de los murciélagos a una especie animal –parecido al armadillo- que es ampliamente consumida entre la población de China y que afectó a la raza humana.

“Lo que estoy haciendo es coordinar a un grupo de investigadores mexicanos que están trabajando para producir una vacuna, para encontrar métodos terapéuticos que no hay ninguno, es decir, para probar medicamentos en contra del Covid-19 y para métodos de diagnóstico. Somos un equipo en donde hay 19 grupos de distintas instituciones en el país, que van desde el Instituto de Biotecnología así como de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, el CINVESTAV, el Instituto Politécnico Nacional, el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Universidad de Querétaro, la Universidad de Baja California, el Tecnológico de Monterrey entre otras empresas farmacéuticas”, dijo.

A raíz de la pandemia el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard le pidió que localizara a los investigadores que están en México tratando de encontrar una solución a  este problema y fue así como se conformó a esos 19 grupos de técnicos-investigadores. Ellos empezaron a trabajar a principios del mes de mayo.

“Los investigadores a pesar de que no tenían muchos recursos decidieron poner sus esfuerzos para resolver el problema y desde mayo estamos trabajando, teniendo reuniones continuas y discutiendo los avances, viendo que es lo que sigue y yo creo que la vacuna mexicana no va ser la primera que salga en el mundo, ni tratamos de competir porque hay empresas con billones de dólares y euros trabajando en eso y la ciencia mexicana pues no tiene recursos, trabajamos con lo que podemos, con el corazón y la inteligencia en las manos prácticamente”; apuntó.

Agregó que tiene muchas esperanzas de que alguno de los proyectos que están haciendo la vacuna y que son seis, va a salir “y tendremos una vacuna mexicana para mediados del año que entra. Es muy esperanzador porque muestra que los mexicanos no estamos sentados esperando a que nos lleguen las soluciones de otros países. Sino que estamos trabajando por nuestras propias soluciones”, enfatizó.

La investigadora emérita en el Cinvestav y también del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, quien en el año 2006 ganó el premio “Mujeres en la Ciencia” por la Unesco; destacó que se demuestra a la sociedad y al gobierno de la necesidad de utilizar la ciencia y la tecnología para resolver los problemas que nos aquejan.

Por lo que los grupos que coordina en cada institución están enfocados en avanzar en el tema de la vacuna, terapia y diagnóstico. La exrectora de la UACM explicó que al presentarse el primer foco epidémico en el mundo del virus que fue en Wuhan la enfermedad sorprendió a todos.

“Porque no sabíamos de donde venía, faltaba más investigación básica, para conocerlo, pues podría ser una bacteria, un protozoario, etcétera; los chinos realmente han logrado un avance importante en ciencia y tecnología rápidamente lograron detectar el virus, que es muy grande porque tiene su genoma, como comparación; mide 30 kilobases y por ejemplo el virus del Sida mide 9.7 kilobases, es decir, es tres veces más grande, esto tiene una ventaja de que al mutar no necesariamente va generar cambios en la virulencia, pero una vez que fue identificado el virus hay que estudiarlo a fondo ver que proteínas tiene en la superficie, ver como se acerca a las células humanas, como las contacta, como se adhiere a ellas y como las penetra para apropiarse de la maquinaria celular para hacer sus propias proteínas y volverse a integrar y romper las células para infectar a otras. Falta mucho por aprender todavía”, detalló la científica chihuahuense.