Local

Se incrementa venta de 'packs' por Covid-19

Optan mujeres y hombres por promoverse en redes para enfrentar la crisis

Juan Carlos Núñez / El Diario

jueves, 27 agosto 2020 | 09:56

ChihuahuaLa contingencia sanitaria generada por el Coronavirus (Covid-19) que golpeó al servicio sexual en el municipio de Chihuahua, también ha orillado a que quienes se dediquen a esta actividad ofrezcan imágenes y videos a través de redes sociales a cambio de una remuneración económica, reconoció el encargado del Departamento de Regulación Sanitaria de la Subdirección de Gobernación Municipal, Fernando Salcedo Ríos, quien también aceptó que se han detectado a algunas personas que no se dedicaban a la prostitución pero ofertan sus llamados comúnmente “packs”.

Los “packs” son una serie de fotografías y videos íntimos, ya sean desnudos, semidesnudos, en lencería, muestran partes del cuerpo como genitales, posiciones, movimientos sugestivos, que generalmente son por modelos y scorts mujeres, aunque también hay de hombres y para la comunidad Lgttti, que suelen circular por las principales redes sociales, pero también de gente amateur que no se dedica al servicio sexual o a la pornografía.

El funcionario municipal dijo que esta práctica de vender no es nueva, ya que tiene algunos años que se detectaron en diferentes plataformas digitales a personas que venden sus imágenes, pero debido a la pandemia, hay quienes se dedicaban a la prostitución pero al bajar el trabajo han optado por esta alternativa, así como otras que no precisamente realizaban trabaja sexual.

Esto, ya que se calcula una disminución de hasta un 70 por ciento de ingreso de cada persona dedicada a esta actividad, que de acuerdo al censo de la dependencia, son alrededor de dos mil 500 mujeres, hombres registrados dentro del grupo hay 70 chicas transgénero que se dedican al sexo comercial, y son considerados como personas en situación de vulnerabilidad.

Además, alrededor de 120 mujeres que laboraban como bailarinas exóticas en los tres centros nocturnos para caballeros en la ciudad, están sin trabajo desde marzo debido al cierre de los establecimientos por la contingencia.

Debido a que redes sociales como Facebook e instagram, tienen muchas restricciones en cuanto a contenido y publicaciones, twitter, whatsapp y telegram han sido más ideales para ofrecer imágenes a diferentes costos. También existe la nueva plataforma Onlyfans, que está disponible para cualquiera que quiera acceder a ella y sirve para vender y disfrutar contenido de todo tipo: pornográfico, salud, entretenimiento sin restricciones ni censuras. Cualquier usuario puede acceder a esta herramienta, sin embargo, para cuentas con contenido para adultos la persona debe ser mayor de edad. Para otros contenidos, no hay límites ni restricciones.

Onlyfans maneja tarifas para todo tipo de público, aunque el mínimo de suscripción mensual es de 4,99 dólares. Cuenta con un programa de «amigos referidos» que genera el 5 por ciento de ganancia para las personas recomendaron amigos y se suscribieron al servicio. Con respecto al dinero que reciben los creadores, OnlyFans se queda con el 30 por ciento de las ganancias generadas por el contenido.

No hay límites de suscripciones a cuentas o de apertura de las mismas. Simplemente hay que tener el dinero disponible y hacer los pagos puntuales (para los suscriptores) y el contenido suficiente para mantener el perfil activo (para los creadores).

No existe un costo específico de un “pack” en el mercado al no estar regulado, así que cada persona puede ofertar al precio que quiera. El ejemplo más común es una serie de cinco fotografías acompañadas de un video a 100 pesos. Esto puede pagarse vía deposito a cuenta por transferencia bancaria, en tienda de conveniencia, tarjeta de crédito, PayPal o por medio de la plataforma suscrita.

Sin embargo, el servidor público recordó que han emitido varias recomendaciones para quienes buscan obtener dinero de esta manera.

Las ventajas para quienes ofertan este contenido son que no hay contacto directo ni físico con los compradores, pueden vender un mismo “pack” a varias personas. No hay riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual, embarazo, abuso, agresión o violencia física.

La red permite que las imágenes lleguen a todas partes del mundo. Hay páginas que solo pueden accesar quienes se suscriban y paguen por el contenido, así como candados para evitar copiar y pasarlo a otras personas gratuitamente. 

Cada personas es dueña de su lo que quiere mostrar antes de enviarla, puede bloquear su rostro, utilizar antifaces para evitar ser reconocido. No hay un límite para vender imágenes ni precios establecidos, mientras que el interesado esté dispuesto a pagar la cantidad.

No existe horario, lugar, normas, reglas específicas, más que el medio por la que la persona desee promover su imagen y venderla.

Los riesgos son elevados, debido al poco control que se tiene en internet, ya que una vez que una imagen o video es enviado a otra persona, puede disponer de la manera que quiera, enviar a otros usuarios sin que hayan pagado un solo centavo, así como venderlo sin que la fuente de origen tenga remuneración.

 También exponerse al dejar ver el rostro, se vuelve vulnerable a amenazas, extorsiones, chantajes, críticas, exposición al público, por lo que se convierte en una especia de “sexting” consensuado y comercializado. 

Para los compradores también representa riesgos porque es común caer en engaños y fraudes cuando la persona detrás del monitor no es quien dice ser, como fue el más reciente caso de Luis Enrique “N”, quien uso los perfiles falsos en Facebook de Carolina Márquez y Mendez Soni, quien después de establecer una comunicación con los hombres contactados, les pedía fotos íntimas, a lo que las víctimas terminaban haciendo; sin embargo, enseguida los presionaba para que le dieran dinero a cambio de no publicarlas.

Otro aspecto de riesgo es que algunas personas, la mayoría mujeres, pueden ser menores de 18 años y aunque las imágenes sean vendidas de forma consensuada, es un delito por posesión de pornografía infantil y sexting.

jnunez@diarioch.com.mx

5155