Local

Se le acabó la vida buscando a su hija

La madre de una joven hallada en un tiro de mina falleció tras jornada de búsqueda de hija desaparecida

Salud Ochoa/El Diario

viernes, 03 julio 2020 | 07:19

Chihuahua.- Una fotografía de madre e hija junto a la urna que contenía los restos mortales de una de ellas, yacía la mañana de este jueves en el interior de la casa color morado, como rastro de una familia fragmentada por el dolor. 

Emily Díaz Morales desapareció en octubre de 2018, Martha Beatriz Morales Banda –su madre- la buscó sin encontrarla y en ello se llevó la vida. 

Martha murió el pasado sábado 27 de junio, un mes después de que se llevara a cabo el tercer descenso en el tiro de mina donde se encontraron los restos óseos de su hija Emily, desaparecida el día previo a la celebración de Halloween en octubre de 2018. 

La mujer de 48 años sufrió un derrame cerebral el 11 de mayo luego de una jornada de búsqueda de Emily Itzamara, su hija, y madre de sus dos nietos que ahora quedan en la orfandad por partida doble. 

Con flores blancas y notas musicales que se extendieron a lo largo de una cuadra, en la calle Mina Cabadeña de la colonia San Guillermo, amigos y familiares despidieron a Martha Beatriz quien finalmente, después de 18 meses de espera, logró reunirse con su hija. 

Miembros del grupo “Familias Unidas”, señalaron que el pasado mayo, luego de participar en un rastreo, Martha regresó con la presión arterial alta, se bañó y se sintió mal. Posteriormente fue afectada por un derrame cerebral que acabó con su existencia el último fin de semana de junio. 

Mientras tanto, los restos óseos identificados como de Emily permanecen bajo resguardo de la Fiscalía y la familia de Martha busca la mejor manera de sobrellevar la tragedia que les ha tocado vivir y que ha dejado víctimas inocentes como es el caso de los dos hijos de Emily, según confirmó Cristian el hermano de esta. 

El pasado 25 de junio la Fiscalía General del Estado dio a conocer el hallazgo de restos óseos de por lo menos 12 personas en el interior del tiro de mina de Santa Eulalia. 

El titular de esa dependencia, César Augusto Peniche, dijo en ese momento que fue la desaparición de Ivana Perea y su padre -registrada en julio de 2019- lo que generó la investigación en el citado punto del municipio de Aquiles Serdán, sin embargo, dicha investigación llevó a encontrar a otras personas ausentes. Emily tenía entonces casi 8 meses desaparecida. 

Hoy está muerta. Las osamentas que habrían permitido identificar a la joven son un cráneo, los huesos de brazos (sin manos todavía) y la tibia de ambas piernas. Todo ello continúa en poder de la fiscalía. 

El fiscal Peniche Espejel informó también que del interior de la mina se recuperaron restos de tres mujeres y 9 hombres, de entre los 19 y 42 años de edad, desaparecidos en hechos registrados en diferentes partes de la ciudad, por lo que se mantienen carpetas de investigación abiertas para dar con los presuntos responsables, sin embargo, al momento no se cuenta con un detenido por ninguno de los hechos. 

En la mina, convertida en depósito clandestino de cadáveres, se localizaron restos que la autoridad asegura pertenecen a quienes en vida llevaban los nombres de: Yaqueline Almader Carrasco, Emily Díaz Morales, Javier Alfredo Beltrán Sánchez, Jorge Ernesto Gutiérrez Trujillo, Martín Refugio Piñón de Luna, Pablo Roberto Martínez Moreno, Adrián Omar Aldaz Álvarez, Ever Iván Muruato Lozoya, José Antonio Maldonado Payán, Antonio Mendoza Leal, Luis Martín Perea López y su hija Gloria Ivannia Perea Prieto. 

Sin embargo, aunque el común denominador es el punto de hallazgo, los casos se registraron en diferentes fechas. Yaqueline Almader Carrasco es quien tenía más tiempo ausente ya que fue reportada como desaparecida el 1 de marzo de 2017 en la ciudad de Chihuahua. 

Sus restos fueron asegurados en 2019, como parte de la segunda intervención que hicieron en el tiro de mina casi al término de la primera quincena de noviembre. 

La FGE aseguró que fueron tres descensos los que se realizaron en la mina por parte de personal del Servicio Médico Forense, antropólogos y personal especializado en alpinismo, quienes revisaron la profundidad y recuperaron parte de lo que se encontraba en su interior. 

El 16 agosto de 2019 fue el primer descenso, el segundo se dio tres meses más tarde –en noviembre- y el tercero el 18 de mayo de 2020. La primera ocasión se encontraron dos cuerpos en avanzado estado de descomposición pero también, restos óseos de aparentemente tres personas. 

En ese momento el nombre de Emily aún no se mencionaba. 

En la lista de personas identificadas se encuentran también los jóvenes Antonio Mendoza Leal y José Antonio Maldonado Payán, quienes fueron privados de la libertad el 11 y 14 de julio de 2019 respectivamente, en diferentes puntos de la colonia Desarrollo Urbano. 

En los días previos, el 2 de julio de ese año, se reportó la desaparición de Adrián Omar Aldaz Álvarez y Ever Iván Muruato en la colonia Dumas. 

Los jóvenes habrían sido localizados en la primera intervención realizada en agosto, pero fue hasta enero de 2020 cuando sus familiares, dijeron a El Diario que la Fiscalía pretendía entregarles “un pedazo de hueso”, a lo que ellos se negaron argumentando no estar convencidos de que dichos restos pertenecieran a sus hijos. 

Según la Fiscalía, todos los restos encontrados al interior fueron cotejados con la base de datos de personas desaparecidas en el estado, donde se encuentran algunas muestras de familiares y a partir de los resultados de los mismos. 

Por el momento, la dependencia asegura que se han encontrado restos de por lo menos 12 personas, pero podría haber una mayor cantidad de material. 

En el caso de Emily y Martha, se convirtieron en víctimas de la desatención de la autoridad en todos los sentidos ya que, según señalamientos de familiares cercanos la inseguridad en el sector de San Guillermo es una constante y eso habría generado la desaparición de Emily. Martha por su parte, buscó a su hija a lo largo de 18 meses en los que también peleó por la custodia de sus nietos. 

Todo ello le ocasionó diversas enfermedades que terminaron con su salud y su vida. Finalmente perdió la batalla.