Local

Se pierde 45% del agua por robos y fugas: JMAS

El robo denunciado fue principalmente contra dueños de huertas nogaleras que eran regadas con agua extraída del acueducto El Sauz: Alan Falomir

Orlando Chávez/El Diario

sábado, 15 enero 2022 | 10:46

Chihuahua, Chih.- El presidente de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento de Chihuahua, Alan Falomir, expuso que no se ha logrado erradicar el problema del robo del agua de las principales líneas que abastecen la ciudad, por lo que la próxima semana se efectuarán siete operativos para desconectar tomas instaladas de manera ilegal en las líneas que suministran a la capital de la entidad.

Recalcó que el robo de agua es grave para la ciudad, ya que del agua que se inyecta desde las fuentes de abastecimiento, el 45 por ciento se pierde entre la sustracción ilegal y las fugas.

Sobre los procesos legales que fueron iniciados en el 2019 por la JMAS por el robo de agua, expuso que la información al respecto es que no se llegó a una acción en contra de los responsables, pero que serán revisados y retomados.

En junio del 2019 la JMAS,en ese entonces a cargo de Roberto Lara, actual presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento, presentó 12 denuncias por robo de agua ante la Fiscalía General del Estado, pero luego de meses no se informó cual fue el resultado de los procesos legales.

El robo denunciado fue principalmente en contra dueños de huertas nogaleras que eran regadas con agua extraída del acueducto El Sauz, así como a dueños de granjas que usaban el agua del acueducto de Los Ojos del Chuvíscar.

Falomir explicó que la información que tenía era en el sentido de que no procedieron o quedaron sin efecto. El robo detectado en ese entonces tan sólo en El Sauz era del 15 por ciento del agua, que se traduce en unos 30 litros por segundo.

Según explicó Falomir, el agua que es robada a la ciudad en las líneas de conducción es utilizada por huertas privadas, salones de eventos y otros negocios, los cuales son conectados a la línea y desde ahí distribuyen el agua a otras propiedades.

Agregó que se estará actuando contra las personas que roben el agua, desconectando las tomas ilegales y aplicando multas contra los responsables.

Expuso que la JMAS solamente factura el 55 por ciento del agua que es extraída de los pozos, por lo que el resto se pierde en el proceso de inyectarlo a la ciudad, en fugas y el robo.