Local

Se quedan sin agua… por deudas con la CFE

Hay quienes siempre han sido muy cumplidores y son los que menos consumen, pero hay abusones que consumen mucho y luego andan reclamando: Francisco Muñiz, representante de los pobladores

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 25 septiembre 2020 | 18:10

Habitantes del ejido Labor de Terrazas, ubicados en el kilómetro 11 de la carretera a Cuauhtémoc, se quedaron sin agua desde inicios de la semana debido a adeudos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que da servicio al pozo privado que surte a todas las tomas, una situación que ha molestado a todos, ya que “por quienes no pagan la llevan los cumplidos”, en un sector de más de 200 habitantes. 

Pobladores señalaron que es injusto que quiten el servicio por causa de los morosos, ya que se deja en desprotección a adultos mayores y niños en medio de una pandemia de coronavirus en que la higiene es primordial, por lo tanto el agua es lo más importante. 

Francisco Muñiz, quien ha sido el responsable a nombre de todos los vecinos de llevar las cuentas y pagar el servicio, mencionó que la situación es muy difícil por la tardanza en pagar de mucha gente, ya que en varias ocasiones ha tenido que hacer convenios y arreglos para que el servicio se mantenga, pues el pozo surte las 24 horas del día. Pero si cortan la energía, todo el pueblo se queda sin agua, como ya ocurrió. 

“Desde hace mucho el acuerdo que se tenía era que entre todos se pagaría la luz para tener agua. Hace años se pagaba poco y algunos hasta hicieron varias tomas y gastaban más agua, pero pagaban igual. Se paga cada mes, pero no todos lo hacen. 

Hay quienes siempre han sido muy cumplidores y son los que menos consumen, pero hay abusones que consumen mucho y luego andan reclamando. Pero todo esto se tiene que hacer para que todos tengamos el servicio. Todos los años es la misma, se batalla con la gente y los morosos”, platicó el habitante del sector. 

De acuerdo con la lista de morosos, hay más de 100 personas que no han pagado lo que les corresponde, algunos hasta con más de seis meses sin aportar. Son alrededor de 180 habitantes que tienen su cuenta y dependen de un solo pozo para el agua. 

Hace tiempo tuvieron que cambiar la bomba porque se averió, por lo que se pagaron alrededor de 80 mil pesos para su reparación, razón por la que cada mes ahora la gente debe pagar cerca de 200 pesos para tener agua, ya que el cobro de la luz es cercano a los 30 mil pesos mensuales, pero es dividido entre todos los que habitan el poblado y aprovechan del servicio. 

“Aquí no es como en la ciudad, que tiene su propia toma, le llega el recibo y paga lo que consumió. Aquí es un acuerdo de entre todos pagar. Sabemos que hay quienes requieren que se les eche la mano porque batallan con una y otra cosa, pero usted sabe que la Comisión Federal de Electricidad no le importa que la gente se le haya muerto el marido, el padre. Ellos cobran, y si no pagamos, nos cortan la luz. Por eso siempre somos insistentes en que paguen lo que se debe, es por el bien de todos”, explicó el encargado y actual presidente del comité asignado al agua en el ejido.