Local

Segundo incidente por llantas ‘ponchadas’

En enero, los neumáticos se incendiaron al aterrizar en Guadalajara

Manuel Quezada/El Diario
domingo, 14 abril 2019 | 06:40

Chihuahua.- El incidente sufrido el miércoles pasado en el vuelo AM2039 de Aeroméxico en la ruta Chihuahua-Monterrey, por problemas en llantas del tren de aterrizaje, no es el único registrado este año, ya que el tres de enero del 2019, también reportó un accidente en Guadalajara, Jalisco, ya que los neumáticos se incendiaron al aterrizar el vuelo AM120, en el que iban 151 pasajeros.

Afortunadamente, en ambos vuelos, la totalidad de pasajeros resultaron ilesos, de acuerdo con reportes de la autoridad y la misma aerolínea.

Como se sabe, el pasado miércoles, pasajeros del vuelo AM2039 de Aeroméxico en la ruta Chihuahua-Monterrey, estuvo a punto de sufrir una tragedia luego de que se reventó una de las llantas del tren de aterrizaje, y su ala izquierda chocó contra la pista al momento de despegar.

Aunque el avión logró despegar, el piloto optó por volver al aeropuerto de Chihuahua para revisar las condiciones del avión. 

La aeronave aterrizó sin problema y los pasajeros recibieron el ofrecimiento de volar al siguiente día y hospedaje, pero finalmente logró trasladarlos en otro avión más tarde.

Apenas el pasado tres de enero del 2019, otro  avión de Aeroméxico fue evacuado de emergencia, sin que se reporten lesionados, cuando al aterrizar en Guadalajara se incendiaron sus neumáticos, informó la aerolínea. 

Durante el aterrizaje del vuelo AM120 MEX-GDL, un Boeing 737-800, presentó humo en el tren de aterrizaje, el cual fue controlado por personal del aeropuerto. Los 151 pasajeros a bordo y la tripulación fueron desembarcados con bien, detalló Aeroméxico.

La compañía aérea aseguró que tras el suceso en el aeropuerto de Guadalajara se ejecutaron todos los “protocolos de seguridad”.

En Chihuahua, la empresa Aeroméxico solo ha registrado un accidente trágico en la ciudad de Chihuahua, un 27 de junio de 1981, en donde perdieron la vida diversos pasajeros.

Se trató del vuelo 230 de Aeroméxico que experimentó un aterrizaje forzoso en el Aeropuerto de Chihuahua y se separó.  Se produjo un incendio y 32 personas murieron. 

El vuelo fue en un DC-9-32 avión a reacción, el cual su desplazamiento transcurrió sin incidentes hasta aterrizar en Chihuahua.

Se informó entonces que se registraron nubes con fuertes lluvias, durante la aproximación y el aterrizaje y al momento de llegar a tierra, el avión rebotó y golpeó el suelo. 

Posteriormente la aeronave se salió de la pista de aterrizaje, se separó y se incendió, solo 34 pasajeros y la tripulación fueron capaces de huir de los restos, por lo que el humo y el fuego causó la muerte de los que quedaron atrapados.