Local

Sequía golpea a pequeños ganaderos

Se les mueren reses por falta de agua y alimento; acusan abandono del gobierno

Archivo

Manuel Quezada/El Diario

viernes, 28 mayo 2021 | 05:00

La sequía y el abandono del gobierno federal, provocó la pérdida del 50 por ciento de la ganadería social de Chihuahua, la que se llevaba a cabo en ejidos y predios de la pequeña comunidad el año pasado, y lo que va del presente, acusó ayer el coordinador del Frente Democrático Campesino (FDC), Pedro José Torres Ochoa.

“Hay una cantidad importante de reses muertas en la región temporalera de Chihuahua por falta de agua y alimento, y eso ha provocado la venta casi reglada de las pocas cabezas de ganado que persisten, ya que de ofrecerlas ordinariamente en 14 o 15 mil pesos, ahora se las compran sólo entre 5 y 6 mil pesos”, dijo el líder campesino.

Planteó que sólo han recibido algunos apoyos de la Secretaría de Desarrollo Rural del Estado. “Al gobierno federal parce no importarle la suerte de la ganadería social y de los productores temporaleros, para quienes no hay un solo programa que les permita enfrentar la grave situación de la sequía”.

Dijo que en su momento hablaron con el superdelegado Juan Carlos Loera para jalar recursos o programas para las familias temporaleras y la ganadería social, pero nunca pudieron abrir algún apoyo.

Pedro José Torres subrayó que el campo pasa por una sequía muy fuerte, como nunca antes, ya que, dijo tener 60 años y nunca había enfrentado algo similar.

Señaló que en días pasados cayó una “agüita” en algunas partes de la zona y también se registró una fuerte granizada en la región del noroeste que en lugar de ayudar, afectó todavía más a pequeños manzaneros que no tienen protegidos sus huertos.

Insistió en que el agua es prácticamente nula en la región noroeste de la entidad, en las zonas temporaleras y hasta la mayor parte de presas y presones casi se secan por completo.

La ganadería sufre ahora mucho porque se están escaseando las pasturas, y la que hay se consigue muy cara.

Torres Ochoa ejemplificó que ahora se consigue una paca de rastrojo de muy mala calidad en unos mil pesos, la cual puede aguantar una semana o menos para unas 10 vacas.

Planteó que una paca de alfalfa de 700 kilos se cotiza ahora en unos tres mil pesos y la de avena, que casi más bien es rastrojo, anda en unos mil 900 pesos.

“Realmente la ganadería está viviendo ahora una situación muy difícil y se está muriendo mucho ganado, porque se está enflacando y hay poca comida”, agregó.

El coordinador del FDC reiteró que el alimento disponible es de muy baja calidad y eso provoca mucha mortandad en el ganado.

“La ganadería social ha caído un 50 por ciento en Chihuahua, una parte ha muerto y la otra se ha malbaratado”, recalcó Pedro Jesús Torres.

Apuntó que el ganado que está pariendo ahora está muy raquítico y con bajos pesos ya que las vacas dan poca leche para las crías.

Advirtió que si no llegan las lluvias la situación se pondrá mucho más delicada para las familias campesinas.

Dijo que esperan las lluvias para amortizar un poco los gastos de la alimentación del ganado.

Informó que si llueve en junio se podrían establecer los cultivos de frijol y avena forrajera, si no llegan se irán por otros cultivos como la avena y el sorgo durante julio próximo.

Finalmente, Pedro Jesús Torres dijo que en Chihuahua se tiene unas 700 a 800 mil hectáreas de temporal, las cuales están en un serio riesgo por la falta de humedad y lluvias.