Local
Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería

'Ser mujer y ser ingeniera, todo un reto'

Es una profesión complicada

/ Anahí y Liza
/ Primera mujer ingeniera

Alejandra Sánchez / El Diario

jueves, 23 junio 2022 | 05:00

Chihuahua.- Anahí y Liza, tienen una cosa en común, y es que ambas, son ingenieras; una profesión que las dos escogieron por amor, pero también una profesión que ha sido complicada, debido a los estigmas sociales y a la falta de oportunidades laborales. 

El Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería fue creado en el 2014 por la Women’s Engineering Society (WES) en el Reino Unido con motivo de la celebración de su 95° aniversario. 

Debido al auge que tomó esta efeméride, recibió el patrocinio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en el año 2016, distinguiendo anualmente a 50 ingenieras en todo el mundo que se hayan destacado de manera sobresaliente en su profesión.

Asimismo, este día adquirió un carácter internacional a partir del año 2017.

Liza Ibeth Méndez Esparza, de 33 años, es ingeniera en sistemas computacionales opción hardware; según lo que ella cuenta, desde que era niña, le llamaba mucho la atención todo lo que tenía que ver con las computadoras. 

“Yo jugaba mucho con la computadora de la casa; claro que, en ese momento, no había el alcance que hay ahora, pero cuando vi esta carrera decidí estudiarla por que englobaba redes y comunicaciones”, cuenta Liza. 

Silvia Anahí Sifuentes Burrola, es ingeniera en gestión empresarial y su carrera, incluye varias áreas.

“Es un poco de todo, administración, contaduría, ingeniería industrial; se combina con varias áreas, pero eso te permite tener un campo de trabajo mucho más amplio”, cuenta Silvia. 

Aunque ambas se dedican a diferentes ramas, las dos han vivido procesos similares a lo largo de su trayectoria. 

“No vale la pena que te esfuerces tanto”

Para Lizeth, los cuestionamientos y señalamientos, iniciaron desde que ella era estudiante, pues de acuerdo con lo que narra, los mismos profesores le decían que no valía la pena que se esforzara tanto. 

“Todo inició desde ahí, algunos maestros lanzaban comentarios como: “no vale la pena que te esfuerces tanto”, “vas a terminar dando clases”, “saliendo te vas a casar”, no sé, cosas así y pues en el camino, sí te vas desanimando un poco pero igual te sigues esforzando y le sigues echando ganas”, expresó Lizeth. 

Pero no terminó ahí, sino que, en el ámbito profesional, también se enfrentó a otras adversidades. 

“Si es un poco difícil enfrentarte a que seas la única mujer en el departamento, por ejemplo, yo en telecomunicaciones, sí era la única chica, y que seas la encargada del área o del departamento, sí es un reto; un reto para que te respeten los compañeros hombres que están a tu nivel, como a los que les tienes que decir que te apoyen en ciertos trabajos”. 

Además, Lizeth cuenta que muchas veces creen que, por el hecho de ser mujer, eres menos inteligente. 

“Creo que sienten que una tiene menos entusiasmo de hacer las cosas, o que no le das la importancia necesaria a tu trabajo, cuando realmente pues no es así”. 

Pese a todos los comentarios, ella decidió salir adelante y demostrar todo lo que vale. 

“Tienes que demostrar que tienes la capacidad de realizar las cosas, que tienes la astucia y que puedes resolver las cosas; tienes que, aprender a relacionarte con las personas adecuadas porque, si bien es cierto, la cultura que tenemos en México pues se inclina a que las mujeres subamos de puesto por otro tipo de cosas y que nos volteen a ver por lo que sabemos hacer, es un poco difícil, pero sí hay gente sensata que ve las capacidades de la mujer ingeniera”. 

 Ibeth, ha trabajado en el Municipio, en el Gobierno Federal y actualmente labora en el Aeropuerto Internacional. 

“He estado en esas áreas, tanto en telecomunicaciones como en coordinaciones o puestos que se podrían decir que son altos para una mujer que estudió ingeniería y que la mayoría va dedicado a los hombres”.  

Al cuestionarle que les diría a las mujeres que quieren estudiar una ingeniería y que no se atreven, ella respondió que, se deben de valer de su inteligencia y de sus capacidades que es lo que se ve al final del día. 

“Yo creo que, ahora las oportunidades son mas ahora que cuando yo estudié; nosotras ya estamos logrando un cambio para que las chicas, puedan estudiar más cómodas, sin acoso y bueno, que sepan también que nosotras estamos para apoyarlas”, refirió. 

Además, dijo que ahora la brecha educativa es más corta gracias a todas las que han luchado por los derechos, gracias a que las mujeres ingenieras se han tenido que reinventar en el camino para lograr sus objetivos. 

“Sí me he topado en con hombres y mujeres que no han creído en mi como ingeniera, pero también he encontrado compañeros y compañeras que me han capacitado, me han dado la oportunidad de crecer y demostrar mis capacidades, no sólo como ingeniera si no en otras áreas”. 

A su vez, dijo que, es un reto porque al día de hoy se ve más al hombre como ingeniero que a una mujer; pero que el gran ejemplo de este año es que, precisamente quien está ahora en el espacio, es Kat Echazarreta, una mujer, mexica e ingeniera.

¿Quién es Kat Echazarreta?

Katya Echazarreta hizo historia el pasado 4 de junio del 2022 al convertirse en la primera mujer mexicana en viajar al espacio. La oriunda de Guadalajara fue parte de la misión NS-21 de Blue Origin, una empresa estadounidense a cargo de Jeff Bezos.

Ella es una mujer mexicana de 26 años, dedicada y especializada en la ingeniera eléctrica, de la cual estudia una maestría. 

Nació en Guadalajara, pero a los 7 años de edad su familia y ella se mudaron a los Estados Unidos. Desde niña manifestó su interés en convertirse en astronauta; trabajó como líder de pruebas de la NASA.

En una entrevista, ella señaló que, tuvo experiencias donde familia y amigos le dijeron que no iba a poder hacer estas cosas, que no eran para personas como ella y que esa acción, se la dedicó a su país y a la comunidad latina y enseñarles que sí se puede. 

"Yo veía a mis alrededores y no veía a muchas personas como yo: latinas, mujeres, pero yo sabía que no era la única, que había otras personas, niñas y jóvenes que tenían estos sueños y estas metas. Yo empecé a publicar porque yo quería ayudar, que ellas sintieran que tienen una hermana mayor que ya está aquí y que quiere que ellas o ellos vengan con ella", expresó Katya. 

Katya fue seleccionada de entre 7 mil aspirantes, a través de una convocatoria por parte de la organización 'Space for Humanity'.

“Cuando entras a un trabajo y se dan cuenta de tu capacidad, se asombran”

Silvia Anahí Sifuentes Burrrola de 30 años, es ingeniera en gestión empresarial y su carrera, incluye varías áreas. 

“Es un poco de todo; administración, contaduría e ingeniería industrial; se combinan varias áreas para tener un campo de trabajo mas amplio”, expresó Anahí. 

Para ella, sus vivencias, fueron diferentes a los de Liz, ya que ella se enfrentó a diversos retos, mientras estaba en la carrera. 

“En donde estudiaba sí había más mujeres; sin embargo, sí les daban más preferencia a los hombres, y ya cuando entras a un trabajo y se dan cuenta de lo que eres capaz, sí se quedan asombrados y hasta dicen “si sí podía”. 

 De acuerdo con lo que ella cuenta, actualmente en su empleo, aunque la mayoría son hombres, la han respetado y ella a ellos. 

“Ahorita donde trabajo la mayoría son hombres y hasta eso si me dan mi lugar, mi jefe me respeta y eso es muy bueno; más bien lo otro, fue en el lapso de la carrera, porque, bueno, hay ciertas carreras que prefieran hombres” 

Al preguntarle qué es lo que más le gusta de su profesión, ella externó que el conocer mucha gente, el aprender de todas las personas y quedarse con todo lo bueno. 

“La mayoría de las personas, tienen la mentalidad de que la ingeniería es pura matemática, pero no es así; yo le diría a la mayoría de las mujeres que la ingeniería a veces es teoría, que a veces es práctica y que lo intenten”. 

La primera mujer que ingresó a la carrera de Ingeniería en México y obtuvo un título universitario de esta profesión lo hizo más de 100 años después de que se creara la Escuela Nacional de Ingenieros, ahora Facultad de ingeniería de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y se trata de Concepción Mendizábal Mendoza.

Concepción Mendizábal nació en la Ciudad de México el 4 de marzo de 1893. Sus padres fueron el ingeniero Joaquín Mendizábal y Tamborrel y Luisa Mendoza Gutiérrez. Tuvo una hermana llamada María de la Luz y es muy probable que el ambiente académico donde se desenvolvía su padre la motivara a estudiar una ingeniería.