Local

'Siempre le dije que no fuera policía'

Ubaldo Ríos dijo que su hijo tenía apenas dos meses que había egresado de la academia

Federico Martínez / El Diario

miércoles, 07 abril 2021 | 19:30

Chihuahua.- Uno de los papás de los cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal que perdió la vida el pasado 31 de marzo en una emboscada, expresó que siempre le comentó a su hijo que no intentara buscar ingresar a una corporación policial, ya que él en carne propia sabía de los riesgos que esto implicaba debido a que laboró por 15 años como policía vial. 

Ubaldo Ríos Payán, padre de Efraín Ríos Rodríguez, explicó que su hijo tenía apenas dos meses que había egresado de la academia de policía e integrado a las fuerzas rurales de la SSPE, cuando el 31 de marzo del 2021, un grupo de hombres armados emboscó al contingente de las fuerzas rurales que transitaba de Temósachic a Madera, perdiendo la vida en el lugar de los hechos junto con otros tres de sus compañeros. 

“Él concluyó la academia en el mes de enero de este año y tenía de servicio hasta esta fecha… dos meses aproximadamente “, narró el padre del joven de apenas 22 años de edad, originario de Guachochi. 

“Yo en algunas ocasiones intenté quitarle la intención por el riesgo que este trabajo implica, yo inicie mi carrera policial a muy temprana edad y me retiré hace aproximadamente cuatro años, pero él al pedirle que se buscara otro trabajo… este es muy bonito, a mí me encanta, sabemos que ahorita está sumamente peligroso pero él me dijo que no, que él, quería ser como yo”, comentó a la par que se le quebraba la voz y buscaba entre las filas de sillas la fotografía de gran tamaño de su hijo. 

“Desde que él me veía con mi uniforme, se le metió la idea de que tenía que ser policía como yo”, narró el padre, a la par que explicaba que formó por 15 años parte de la policía vial, antes conocidos como tránsitos, para después ser agente de seguridad pública municipal y terminar su trayectoria en el cargo de delegado. 

Su hijo les llegó a comentar que pese a las carencias y que no estaban al 100 por ciento listos y equipados para patrullar en la zona serrana, “le estaban echando muchas ganas porque sobre la marcha se les dotaba de equipamiento”.