Local

Símbolos patrios y su evolución con el paso de los años

Hasta llegar a lo que es el lábaro actual como es conocido a nivel mundial, y considerado uno de los más bellos del mundo

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

sábado, 12 septiembre 2020 | 19:36

La bandera, el escudo y el himno nacional mexicano, son los tres símbolos patrios, los cuales han ido cambiando a lo largo de la historia del país, desde el estandarte guadalupano que utilizó Miguel Hidalgo y Costilla aquel 16 de septiembre de 1810 en el inicio de la Guerra de Independencia, hasta el lábaro actual como es conocido a nivel mundial.

Aunque el estandarte con la Virgen de Guadalupe no es una bandera de la nación como tal, sí se considera el primer símbolo que utilizó el Padre de la Patria cuando tomó la población de Atotonilco, donde el mismo obtuvo de su santuario un óleo con la imagen de la Virgen y arrancándolo de su marco, lo adaptó como estandarte y fue la insignia del movimiento independentista. 

La segunda fue la que los insurgentes adoptaron con banderas albiazules con la imagen de la Virgen en el centro, misma que fue sustituida con los años por un águila coronada posada sobre un nopal que recordaba el origen y fundación de la antigua capital de los aztecas, lo que convirtió a esta enseña en la primera con este elemento. 

Esta fue usada por José María Morelos y Pavón. La primera en incorporar los colores verde, blanco y rojo fue la del Ejército Trigarante, con las franjas en diagonal y fue cuando se dio significado del blanco con la religión, verde la Independencia y el rojo, la unión. 

Además, estaba ornamentada con una corona al centro que simbolizaba la transición. aquella que se diseñó tras la formulación del Plan de Iguala en marzo de 1821 entre Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, al frente del Ejército Trigarante, hicieron su entrada triunfal a la capital para finalizar la guerra. 

La segunda fue después de que Agustín de Iturbide fuese nombrado primer emperador y dispuso que los colores de la bandera quedaran definitivamente adoptados, pero colocados en posición vertical. 

A este diseño se le agregó un águila parada con el pie izquierdo sobre un nopal nacido en el islote de una laguna, que además, estaba coronada como símbolo del imperio ya establecido oficialmente. 

El siguiente fue la del batallón que defendió el Castillo de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847 durante la intervención estadounidense. Las características fueron que el color verde de su composición está a la extrema derecha en lugar de su tradicional ubicación a la izquierda. 

Cambia el águila real con vista de frente y viendo de frente y alas extendidas y devorando la serpiente. Abajo está la leyenda “Batallón Activo de San Blas”. También está la que utilizó Benito Juárez cuando asumió al poder y estableció la República, aunque también modificó tras la invasión del ejército francés. 

También con la intervención francesa y el imperio de Maximiliano de Habsburgo cuya bandera mantuvo los colores básicos en el orden tradicional, tenía el águila y la serpiente, pero dentro de un estilizado marco que más bien evocaba los escudos de armas de las familias y cortes europeas. En la época porfirista, la enseña patria se acerca más a la actual.