Local
Diario

'Somos ricos porque conocemos a Dios'

Angélica, madre de tres pequeños, uno de ellos invidente y otro con autismo, sale a buscar todas las mañanas trabajo para la Navidad de sus hijos

Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción/El Diario

lunes, 14 diciembre 2020 | 13:30

Chihuahua, Chih.- Cada mañana Angélica, madre de tres hijos pequeños, sale en busca de empleo para poder llevar algo de dinero a la  casa, sobre todo esta temporada que se vienen las fiestas y los niños empiezan apedir regalos. Mientras tanto, la abuela se hace cargo de ellos, pues Diego, de 6 años, es invidente y Ángel tiene autismo.

No obstante son niños cariñosos y entusiastas, según dice su abuela muy devotos de la Virgen, que celebraron en casa. “Podemos no tener muchas cosas, pero nosotros somos muy ricos  porque conocemos a Dios”, asegura la mujer de avanzada edad, quien dijo que esta Navidad, a pesar de las circunstancias, para ellos lo importante es poder ofrecer una oración por cualquier alimento que tengan en su mesa.

Si bien la madre soltera no está con ellos durante las mañanas, los menores se encuentran al cuidado de la abuela, y recibían, antes de la pandemia, educación especial, que ahora a veces pueden recibir en casa.

Diego, de apenas seis años nació invidente, pues no se le desarrollaron sus glóbulos oculares, según explicó la abuela, no obstante es un niño inteligente que le gusta la música y jugar con sus hermanitos, como lo es Danna, la más pequeña de apenas tres años y quien ayuda en lo que puede a su abuelita, a pesar de su corta edad. Ángel es un poco mayor que ambos, y diagnosticado con autismo, disfruta mucho leer.

“Todos son unos niños muy inteligentes, les gusta aprender. Danna dice que ella va a estudiar mucho para ser empresaria”, platicó orgullosa la abuela.

A los menores les emociona mucho la Navidad, porque son fechas para celebrar, sin embargo en esta ocasión no tuvieron ni para los foquitos del arbolito, por lo que decidieron mejor no colocarlo, lamentó la abuela.

“Les puso un arbolito chiquito a los niños, pero no hubo ni para los foquitos, entonces mejor lo quitó mi hija, que se veía muy triste el arbolito pelón”, abundó.

Aunque la madre sale diariamente en ocasiones consigue trabajos en casa, pero en otras le es difícil. “Ahorita fue a ver si le daban el trabajo en una casa donde la señora necesitaba ayuda, lo que me den es bueno ahorita, me dijo”, explicó.

Si bien la familia tiene el apoyo de los abuelos y viven en su casa, donde habían adornado con varias imágenes de la Virgen y su veladora, lamentaron no poder salir a venerarla al templo.

Con ello, aunque esta Navidad debido a la crisis que ha traído la pandemia las celebraciones se ven con incertidumbre, para la abuela de los niños lo importante será estar todos juntos y orar, por lo que se tiene, pues señaló que de eso se trata celebrar el nacimiento de Cristo.

Para quien desee ayudar a esta familia con regalos o algo para su cena puede hacerlo acudiendo a su domicilio en la calle Genaro Vázquez 106, de la colonia Veteranos o comunicarse al teléfono celular 614-552-0152.