Local

Sube esperanza de vida en México pero se invierte menos en salud

Mayor prevalencia de diabetes e ingresos hospitalarios en los países de la OCDE

De la Redacción
viernes, 08 noviembre 2019 | 19:49

México es uno de los pocos países donde la esperanza de vida ha ido en aumento permaneciendo aproximadamente cinco años por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que es de 75.4 y 80.7 años respectivamente, sin embargo es donde se invierte menos en salud, reveló el organismo en su informe Panorama de la Salud 2019. 

El gasto sanitario representa el 5.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que se encuentra entre los más bajos de los países OCDE, aunque la cobertura de seguro de salud para las poblaciones vulnerables ha mejorado, persisten las brechas. 

La cobertura de un conjunto básico de servicios de salud en México es la más baja en la OCDE con 89.3 por ciento y los gastos de bolsillo de los mexicanos siguen siendo altos, con un 41 por ciento del total en salud. 

Los pagos directos excesivos restringen el acceso de las personas a los servicios y pueden generar dificultades financieras; además el 5.5 por ciento de los hogares en México experimenta un gasto catastrófico en salud, y los hogares pobres se ven afectados de manera desproporcionada, según el informe del organismo. 

Además los indicadores resaltan dificultades en la calidad de la atención: por ejemplo, los ingresos evitables por diabetes son casi el doble del promedio de la OCDE (249 por 100 000 personas), y la mortalidad a los 30 días después de un ataque cardíaco es casi cuatro veces el promedio de la OCDE (27.5 por ciento). 

Sin embargo las tasas de tabaquismo (7.6 por ciento) y de bebedores dependientes (1.3 por ciento) son relativamente bajas en México, pero las dietas mal equilibradas y estilos de vida sedentarios contribuyen en gran medida a que una gran proporción (72.5 por ciento) de la población tenga sobrepeso u obesidad, colocando a México como el segundo lugar dentro de los países de la OCDE con este problema. 

La tendencia comienza a una edad temprana, siendo los niños en México más propensos a tener sobrepeso u obesidad que el niño promedio que vive en el conjunto de países OCDE (37.7 por ciento y 31.4 por ciento, respectivamente).