Local

Sube precio de la tortilla aquí

Esto significa un golpe a la economía familiar

Manuel Quezada Barrón/El Diario

miércoles, 21 abril 2021 | 17:23

Debido al aumento al incremento en el precio de la harina de maiz, el gas y la energía eléctrica, varias tortillerías de la ciudad ya aplican el aumento de precio de 1 a 2 pesos, lo que significa un golpe a la economía familiar.

La tortilla es un producto indispensable en los hogares, por lo que los ciudadanos deberán asumir el alza.

Industriales de la masa y la tortilla se inconformaron por un nuevo incremento de 300 pesos en el precio de la tonelada de harina anunciado a partir del 15 de abril, anunciado por Maseca, el segundo del año ya que, en febrero pasado, aumentó en 650 pesos.

En diciembre del 2020 la tonelada costaba dos mil 635 pesos y para el 15 de abril tendría un precio de tres mil 585 pesos, es decir, habría aumentado un 36.05 por ciento.

Los industriales indicaron que en el primer ajuste de febrero y ante los altos costos de producción, también se vieron presionados a aumentar el precio de la tortilla al consumidor final, y está vez, tendrán que asumir al cien por ciento ese incremento.

Señalaron que el aumento al precio de la tortilla generó enojo entre la mayoría de sus clientes y no es fácil decirles que de nuevo el precio va para arriba porque los distribuidores de harina volvieron a aumentar sus precios.

Los productores señalaron que, si desde un principio se les hubiera informado que en solo dos meses la tonelada de harina se iba a incrementar en mil pesos, el precio del kilogramo de tortilla andaría ya en 20 pesos o más.

Indicaron que las harineas les habían anunciado aumento desde noviembre del año pasado, pero por negociaciones del gobierno federal, no lo hicieron en diciembre y enero del 2021, lo hicieron en febrero y ahora lo repiten en abril.

Observaron que cuando solo cuando se habla del incremento a la tortilla, el gobierno federal sale como defensor del pueblo y hasta amenaza con multas a quien suba el precio, pero no toma en cuenta la serie de ajustes que también tiene en insumos como la energía eléctrica, el gas LP, gasolina, agua y ahora la harina.

Finalmente consideraron que habrá negocios que no puedan con esta escalada de precios en el marco de la pandemia del Covid-19 y se vean obligados a ajustar nuevamente sus tarifas al consumidor final, para poder mantener activo el negocio.