Local

Suspende Iglesia homilías y ritos religiosos por Covid-19

Ayer, última celebración del arzobispo

Silvestre Juárez/El Diario / La misa de ayer estuvo menos concurrida
Juan Alanís/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

lunes, 23 marzo 2020 | 07:24

Chihuahua.- El arzobispo de Chihuahua, Constancio Miranda Weckmann, ofició ayer la misa del cuarto domingo de Cuaresma, en la catedral capitalina, la cual también fue la última, debido a la contingencia por el coronavirus (Covid-19), al anunciar que a partir de hoy todas las homilías serán suspendidas, así como ritos religiosos. 

De esta manera, la misa de ayer fue menos concurrida por los fieles con poco más de 80 personas que asistieron al templo a diferencia de otras ocasiones, donde hay cientos. 

El obispo pidió a los sacerdotes que celebren los oficios litúrgicos de la Semana Santa sin la asistencia de los fieles, y que el Jueves Santo expongan el Santísimo Sacramento para su adoración.

En lo que respecta a la misa crismal, pasada la contingencia se les avisará la fecha de su celebración. Se pospone la celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana, el bautismo, las primeras comuniones y las confirmaciones; hasta que pase la emergencia. Comunicó que será válida la misa que se siga por televisión, radio o internet. 

En caso de no contar con estos medios de comunicación, se invita a leer los textos de la Liturgia de la Palabra, a la visita del Santísimo Sacramento y al rezo del Rosario. 

Autorizó a los sacerdotes dar la absolución general al terminar la misa a los fieles que estén en posibilidad de recibirla. Pidió también a los sacerdotes que lean a los fieles las circulares y cuidar la recomendación de la "sana distancia", estar de un metro y medio a dos metros de retirado entre persona y persona. 

Algunas de las recomendaciones a los feligreses ante la emergencia sanitaria fue que permanezcan en sus casas. Seguir las indicaciones: lavarse las manos, evitar saludo de manos, abrazos, besos, guardar la sana distancia. 

“El arzobispo nos llama a celebrar la S. Misa de forma privada. Una oportunidad para valorar la misa como renovación sacramental del sacrificio único de Cristo, con valor infinito y universal. Aun cuando no haya la comunión sacramental, el sacrificio de Cristo nos alcanza a todos, en la forma en que sólo Dios conoce. La misa, pues, no se suprime. 

Oremos para que pronto podamos participar en la forma ordinaria y sacramental. Los templos no se cerrarán, estarán abiertas para la oración. Privilegiar la oración personal y en familia en casa, la lectura de la Biblia, del Catecismo, el Rosario, así como la oportunidad de seguir las celebraciones por Internet. Preparar despensa para compartir con los pobres, los más afectados por la crisis sanitaria. Sin miedos pero sin imprudencias, con fe, esperanza y caridad, al amparo de María, superaremos también esta crisis”, explicó el vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto. 

jnunez@diarioch.com.mx