Local
Diario

Tamales y menudo sería suficiente

No creo que podamos hacer una cena, el dinero no rinde, es muy poco, todo está cara, comentó Esperanza Hernández

Silvestre Juárez/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 18 diciembre 2020 | 14:02

Chihuahua, Chih.- Esperanza Hernández, quien vive con sus dos pequeños de cinco y seis años, vive en apenas un cuarto improvisado de madera con techo de lonas y telas, en la colonia La Noria, pegada a Vistas del Cerro Grande al Sur de la ciudad, quienes por el poco ingreso no podrán tener una cena digna para esta Nochebuena, en la que unos tamales

y menudo sería todo un milagro.

Sus dos pequeños, Raúl Alonso y Adrián Manuel, no conocen lo que es un regalo de Navidad ni los festejos que están acostumbrados otras personas con más recursos, por lo que un carrito sencillo o cualquier juguete los haría muy feliz.

El esposo trabaja en la obra y a causa de la contingencia sanitaria del coronavirus (Covid-19) hay pocas obras donde puede estar; la madre sólo labora dos días como trabajadora doméstica en una casa, por lo que es muy escaso el ingreso que entre ambos llevan a su hogar.

“No creo que podamos hacer una cena, el dinero no rinde, es muy poco, todo está caro. A ver si alguien nos ayuda. Aquí necesitamos muchas cosas”, comentó al señalar la choza, en la que apenas pueden protegerse de las inclemencias del tiempo.

Ella vive en la calle Diana Laura y 68 y Media en una zona donde no es la única en condiciones muy precarias, ya que hay otras similares, aunque en algunas otras les ha ido mejor porque mínimo sus techos son de lámina y pocas se ven con construcciones sencilla de block o ladrillo, pero el caso de Esperanza y su familia es de los más extremos.

No pudo proporcionar algún número telefónico para comunicarse con ella.