Local
Temen familiares de Alexa a 'El Mayo'

'Tenemos mucho miedo'

Viven vecinos de la colonia Genaro Vázquez con angustia e incertidumbre tras desaparición de la menor

Alejandra Sánchez / El Diario

jueves, 09 junio 2022 | 12:08

Chihuahua.- “Tenemos mucho miedo. El hombre que se llevó a Alexa, es muy agresivo; de hecho, él ya ha estado en la cárcel por matar a otra mujer junto con su hermano”, dijo una prima de la víctima, quien por seguridad omitió su nombre. 

Angustia, tristeza, incertidumbre, miedo y desesperación, es lo que viven familiares y amigos de Alexa Núñez, la niña de 13 años que fue sustraída de su casa la madrugada del pasado domingo en la colonia Genaro Vázquez por el presunto responsable, Pablo Gerardo G. M., alias “El Yayo”.

Al llegar a la colonia se siente un ambiente pesado. Un señor de aproximadamente 50 años, narra que, esa zona es peligrosa y que, viven entre balaceras y cuerpos abandonados. “Aquí hay homicidios cada rato; es muy común escuchar balaceras e incluso, encontrar cuerpos; la autoridad no viene muy seguido, al menos de que, pase algo”. 

De acuerdo con lo que señalan los familiares, los hechos ocurrieron a las 11 de la noche cuando el presunto responsable llegó a la casa de Marisol para llevarse a Alexa por la fuerza; minutos más tarde, regresó, y con engaños sacó a Marisol. 

“El Yayo le dijo a mi hermana que se le había ponchado el carro y que mi sobrina estaba cuidando el vehículo, que lo acompañara; por eso, ella caminó de su casa hasta aquí, (señala el lugar donde le disparó), justo en esta esquina, fue donde este hombre le pegó seis tiros”, cuenta una de las hermanas de Marisol. 

A unos cuantos minutos de su casa, el presunto responsable detonó su arma de fuego en contra de la madre de Alexa, con quien previamente, (de acuerdo con versiones de vecinos), ella había discutido, pues, quería saber en dónde estaba su hija. 

“Aquí fue donde la atacó. Ella intentó pedir ayuda en este portón negro, de hecho, ahí se ve la sangre; el señor que vive ahí nos dijo que, esa misma noche, después de escuchar los balazos, comenzaron a tocar fuertemente su portón, sin embargo, el decidió no abrir por miedo”. 

Como pudo, Marisol caminó desde el lugar de los hechos hasta la vivienda de una hermana, una distancia de 500 metros aproximadamente. Subió por un arroyo, recorrió parte del Periférico R. Almada y posteriormente volvió a tomar el camino de tierra hasta que, como pudo, llegó a la casa de una de sus hermanas. 

“Cuando la vi estaba toda ensangrentada y le pregunté que qué había pasado, y Marisol dijo que “El Yayo” la había atacado y que se había llevado a Alexa, que tenía miedo de que ya no estuviese con vida”. 

En ese momento, los familiares llamaron a la policía quienes llegaron minutos después de los hechos. 

“La ambulancia no arribó al lugar, por lo que fue un cuñado quien la llevó al hospital; nosotras buscamos a Alexa toda la noche, ese día fue terrible, no dormimos”, narra una de las tías de la pequeña. 

Antes de comenzar con la búsqueda de la niña, las hermanas de Marisol fueron a rescatar a la hermana menor de Alexa, pues tenían temor de que algo le fuera pasar. 

“Fuimos a buscar a la hermanita de Alexa pues no sabíamos si ella estaba bien o si también se la habían llevado; pero, afortunadamente y pese a que se encontraba asustada, estaba con bien”.

La otra pequeña dijo a sus tías que el “El Yayo” regresó a la casa después de que su mamá había salido, pero que no le abrió. 

“Ella nos dijo que Gerardo estuvo insistiendo que le abriera la casa, que su mamá lo había mandado por ella y que allá la estaban esperando junto con Alexa; pero la pequeña no cedió y le dijo que no tenía llaves, que estaba encerrada y que no podía salir”. 

Después de buscarla durante toda la madrugada, alrededor de las seis de la mañana llegaron elementos de la Fiscalía General del Estado y de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, integrantes de K9 y del equipo de drones, para hacer un operativo de búsqueda por la zona en donde ocurrió todo. 

“Fue la única vez que vinieron, pero no encontraron nada; nosotros hemos seguido buscando; también salimos el martes, el miércoles y bueno, convocamos también para esta mañana, sin embargo, debido a que no hubo tantas personas, decidimos cambiarla para la tarde”, contó ayer, la prima de Alexa.

Un operativo de búsqueda improvisado

La angustia de no saber nada sobre el paradero de la niña, llevó a sus familiares y amigos a realizar un operativo de búsqueda improvisado convocado a las 6 de la tarde de ayer.

El punto de reunión fue bajo el puente del Periférico R. Almada y Buena Vista; ahí llegaron hombres, mujeres, niñas, niños y adolescentes para sumarse.

La búsqueda inició alrededor de las 6:40 de la tarde y la mayoría de las personas eran familiares, amigos y vecinos de la misma colonia o de lugares cercanos.

“Nosotros vimos en el Facebook que iban a hacer esta actividad y decidimos venir, la verdad está muy fea la situación, es muy lamentable que ocurran este tipo de cosas y que hagan como que no pasa nada”, dijo uno de los que se unieron a la actividad. 

Sin el apoyo de ninguna autoridad, se llevó a cabo la búsqueda; pese a que, ninguno sabía como hacerle, ni hacia donde dirigirse, comenzaron a intentar dar con el paradero de Alexa. 

Previo a esto, se colocaron fotos de la pequeña en el puente, en algunos camiones urbanos, así como en establecimientos cercanos con la leyenda: “Se busca Alexa Núñez, si la ves favor de comunicarte al 6146042814”. 

Posteriormente, se hicieron algunos grupos; unos se fueron para un lado y otros para otro. 

De aproximadamente 40 personas que eran en un principio, finalmente quedó un grupo de por lo menos 15 personas. 

Mientras buscaban entre tapias, arroyos y escombros de basura, los familiares temían por su integridad y seguridad. “Tenemos mucho miedo, justo esta mañana una familiar de “El Yayo” nos dijo que ya le bajáramos, que estábamos haciendo mucho escándalo”. 

La tensión que se sentía era evidente, pues había varios individuos por todos lados, que, según lo que contaron las y los participantes, son “halcones”, los cuales le informan al presunto responsable sobre lo que se está haciendo y quiénes andan.

“Aquí hay mucha violencia, justo en estos últimos días ya han matado y lesionado a otros hombres; la verdad sí tenemos mucho temor, pero queremos que Alexa aparezca para cuando su mamá despierte, tenemos la esperanza y no vamos a perderla”, dijo una de las hermanas. 

Entre más se oscurecía, el miedo se hacía más latente; una de las hermanas de Marisol comenzó a sentirse mal; dijo que desde que ocurrió todo, comenzó a sentir un dolor en el estómago y este se había incrementado con los días. 

La zona se “peinó” por aproximadamente dos horas y media y no se encontró ningún indicio ni rastro sobre Alexa. Cansados, decidieron regresar de nueva cuenta a su casa. 

“Es mejor que ya nos vayamos. No hay que exponernos. Qué tal si nos pasa algo.”, expresó una de las acompañantes.

“El Yayo”, habría participado en el homicidio de una mujer

De acuerdo con datos periodísticos, Pablo Gerardo G. M., mejor conocido como “El Yayo”, ya había participado en otros actos delictivos entre los que se encuentran el asesinato de una mujer quien en vida respondía al nombre de Yesenia Rodríguez Barrera y por homicidio en grado de tentativa en perjuicio de una persona del sexo masculino. 

Elementos de la Policía Ministerial Investigadora adscritos a la Unidad de Delitos Contra la Vida fueron quienes, en el 2013, detuvieron a los hermanos Luis Octavio y Pablo Gerardo por el asesinato anteriormente mencionado. 

De acuerdo con la investigación ministerial, los hechos por los que se le les imputó en la causa penal 621872013, se registraron la noche del 20 de abril del 2013 en la calle Abelardo Rodríguez y Ávila Camacho de la colonia Díaz Ordaz, donde le dispararon con un arma calibre .357 a las víctimas, la mujer falleció en el lugar de los hechos y mientras que el hombre resultó lesionado en el pómulo y en el abdomen. 

La información recabada en carpeta de investigación, permitió establecer a través de testimoniales, la identidad de los responsables del crimen, así como el móvil del mismo, por lo que, en su momento se les ejecutó la orden de aprehensión. 

Ambos fueron detenidos en las calles 98 y media de la colonia Malvinas, donde lograron ser ubicados por los agentes de la Policía Ministerial quienes realizaban la búsqueda. En ese momento, los hermanos intentaron darse a la fuga.

¿Qué dice la autoridad al respecto?

Ante este caso, la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género y de la Familia (FEM) informó que actualmente se encuentra en la búsqueda del hombre que privó de la libertad a la menor de 13 años. 

En su declaración, la titular de la FEM, Wendy Chávez Villanueva, dijo en días pasados que desde que se tuvo conocimiento del hecho se emprendieron las acciones necesarias para dar con el paradero de la jovencita, entre ellas la emisión de la pesquisa con los datos de identificación necesarios. 

Dicha publicación es parte de la Alerta Amber, que busca que la ciudadanía y los medios de comunicación colaboren, que se extienda a nivel estatal y que cualquier persona que tenga información del paradero de la adolescente lo pueda hacer del conocimiento de las autoridades. 

Chávez Villanueva afirmó, que se tiene plenamente identificada a la persona que sustrajo a la pequeña de 13 años, pero prefirió omitir su identidad. 

El fiscal General del Estado, Roberto Fierro Duarte, confirmó que el hombre que secuestró a la menor tenía una relación de amistad con la familia, pues era su vecino. 

Además, detalló que esta persona disparó en contra de la madre de Alexa, quien sufrió fractura de mandíbula, pero que se encuentra fuera de peligro y bajo resguardo. 

De acuerdo con la pesquisa, Alexa Itzel vestía una pantalonera negra y una playera o sudadera blanca. Mide 1.55 metros, pesa 60 kilos, es de tez morena y complexión delgada. 

Tiene el cabello oscuro, lacio y hasta arriba de la cintura. Presenta una protuberancia en el brazo izquierdo, donde se ubica la cicatriz de la vacuna.

“Les pedimos que si por favor saben algo de ella, nos lo digan”

“Por favor, si alguien sabe algo de Alexa, les pedimos que por favor nos lo digan; estamos muy preocupados por ella, queremos que ella regrese a casa, que Marisol despierte y que puedan reunirse de nuevo”, dijo una de las hermanas. 

En tanto, niñas y adolescentes que viven en ese sector, dijeron que, les gustaría sentirse más seguras y salir sin miedo a las calles. 

“Nosotras ya no queremos tener miedo, queremos salir seguras, sin temor a que nos pase algo”, dijo una de las niñas. 

Otra joven de aproximadamente, 15 años, dijo sentirse preocupada por la situación que se vive, de que, a cada rato pasen cosas violentas y que no se haga nada al respecto. 

“Yo siempre estoy preocupada por mis hermanas, si algo les pasa, no sé creo que no podría, son lo más importante para mí. 

En lo que respecta a la Marisol, sus hermanas informaron que no es verdad que ella ha despertado, que aún se encuentra en terapia intensiva y que tienen fe en que despierte pronto. 

Al día de hoy, son ya tres días que no se sabe nada sobre Alexa Itzel Núñez, tres días en que los familiares de ambas víctimas, han vivido con miedo; aunque, en realidad, “el miedo, en ese sector nunca se termina”.