Local

'Tengo un mes sin ver a mi familia'

Optan médicos por alejarse de sus seres queridos para no exponerlos

Tomada de internet / Fotografía ilustrativa

Orlando Chávez/El Diario

miércoles, 22 abril 2020 | 11:44

Chihuahua.- La tarea del personal médico asignado a atender a los pacientes con Covid-19 no solamente es complicada mientras que están en los hospitales, sino que al llegar a casa deben estar solos, debido a que varios de ellos han optado por alejarse de sus familias, con tal de no exponerla a un contagio. “Tengo un mes que no estoy con mi esposa e hijos, pero es por el bien de todos”, comentó un médico del Hospital Central. 

A pesar del riesgo y de la incertidumbre, comentó que entre sus compañeros existe un gran compromiso por mantenerse en el servicio ante la pandemia, ya que pertenecer al Hospital Central es formar parte de la historia de la ciudad, y es que en más de 120 años nunca ha dejado de prestar sus servicios, además de que ha enfrentado otras pandemias. 

Sin embargo, la tarea ha representado enfrentar la soledad en sus casas, extrañar poder abrazar a sus seres queridos y pasar el tiempo de descanso sin la compañía de sus familias. 

“Varios les hemos pedido a nuestras familias que estén en otros lugares, con familiares, esperando que pronto podamos estar juntos, que podamos tener la vida que teníamos, pero esto es parte de nuestra vocación”, agregó. 

Mencionó que algo que los ha motivado son las muestras de apoyo que reciben de desconocidos, ya que sus compañeros han recibido diversas expresiones de reconocimiento, desde viajes gratuitos en aplicaciones digitales hasta comidas. 

“Es algo que se agradece, porque hemos tenido el apoyo de la gente”, agregó. 

Comentó que la situación ha generado algo que no se había visto en varias generaciones, que sus compañeros están conscientes del riesgo que conllevan, pero mantienen la decisión de no rendirse, que muchos son jóvenes que ahora enfrentan un reto grande, pero que es tiempo de que cada quien haga lo que esté a su alcance, a pesar de que saben que cualquier día pueden sufrir un contagio y estar en el lado del paciente.