Local

Tienditas y puestos de comida luchan por sobrevivir

La pandemia y el confinamiento fueron los principales factores para la baja afluencia de clientes

El Diario

De la Redacción/El Diario

sábado, 12 septiembre 2020 | 17:22

Tienditas de abarrotes y puestos de comida tradicionales de diferentes colonias de la ciudad, coincidieron en que la contingencia sanitaria por el Coronavirus (Covid- 19), provocó una importante baja en las ventas, por lo que cada vez es más difícil mantener un negocio como este, además que los gastos continúan, así como los servicios básicos como la luz y agua, que no dejan de llegar. 

Además del confinamiento social hace unos meses, otro factor determinante fue la inasistenciaa clases en las escuelas de todos los niveles educativos, así como en guarderías y espacios de reunión en zonas cercanas a los negocios, ya que eran una parte muy importante para el sostenimiento de los mismos. 

Tal es el caso del puesto de comida “La Mordida Sabrosa”, que por casi 40 años, Julia Ángela abrió en la avenida División del Norte casi intersección con calle 39, donde tenían como clientela la guardería del Issste, el personal de la clínica de maternidad del IMSS, así como los alumnos del Colegio de Bachilleres Plantel No. 8, que hacían fuerte la mayoría de estos establecimientos.

Su hija, María del Carmen, cuenta que las ventas bajaron hasta un 60 por ciento y los primeros tres meses estuvo cerrado. Cuando reabrieron, la recuperación ha sido excesivamente lenta pero con mucha esperanza, ya que al menos los clientes habituales son leales. 

“Lo bueno es que mi mamá es la dueña del puesto, yo le pago renta y en estos meses cerrado no me cobró. Imagínese si fuera de otra persona y hubiera querido cobrar, ya hubiéramos cerrado o quebrado”, platicó la encargada, quien recordó que los platillos como sopes, gorditas, burritos, son la especialidad y del gusto de muchos, razón por la que a pesar de la pandemia, aún hay quienes van a comer con ellas. U

n caso similar es en Abarrotes La Junta ubicada en Río Sacramento casi intersección con Río Florido, cercano a la Escuela Normal del Estado de Chihuahua, Prof. Luis Urías Belderráin, que fue afectada por la crisis sanitaria, especialmente ahora que no hay clases presenciales, al menos en lo que resta del año. 

La tienda tiene más de 30 años y ha sido una referencia para la colonia Junta de Los Ríos, sin embargo ventas bajaron más del 40 por ciento, según comentó Juan, el actual encargado, quien tuvo el traspaso de la tienda hace más de siete años. 

Para Abarrotes Nuevo Éxito en la calle 47 y Degollado, la situación no ha sido la mejor tampoco, ya que al estar en una zona no cercana a escuelas, dependía más bien de la gente del barrio, pero al existir crisis económica y desempleo, los clientes son menos o compran en menor cantidad que antes. 

“Pues mire, me puse a hacer tortas para vender. A ver si se compone o viene más gente. Se mantiene la tienda, pero esta es la peor crisis en la historia, al menos no recuerdo, ni mis padres recuerdan algo similar. Ojalá se recupere”, platicó Luis Álvarez, quien ha atendido durante 25 años el negocio familiar, el cual comenzó hace medio siglo. 

Para Miguel, de la famosa tienda La Reyna en la esquina de Altamirano y Calle 29 en Santo Niño, dijo no haberle pegado tan fuerte, ya que la mayoría de su clientela es frecuente, son adultos mayores o familias y generalmente compra lo más básico. 

Lo que sí reconoció fue el aumento en recibos como el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que conforme ha pasado el tiempo suben las tarifas, especialmente en verano, por lo que no conoce pandemias y sube cada mes. Esto ha sido una recurrente en todas las tienditas visitadas.