Local

Urge IP bajar impuesto a la gasolina

El costo del combustible rebasó los $21 pesos en algunas estaciones

César Lozano/ El Diario

martes, 18 enero 2022 | 09:59

Chihuahua, Chih.- Representantes de cámaras empresariales indicaron que para sobrellevar la escalada inflacionaria, también denominada superinflación, el Gobierno Federal debe reducir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), sobre todo en el gravamen a los combustibles.

Ayer, el precio de la gasolina Magna rebasó los 21 pesos por litro.

Salvador Carrejo, presidente de la Coparmex, explicó que son tiempos en que por las dificultades de traslado la demanda es mayor que la oferta y por efecto los precios aumentan; sin embargo, también hay responsabilidades de carácter local, del Gobierno Federal y del Banco de México, en el sentido que el aumento en el costo de los combustibles aumenta del precio de los productos industriales y de consumo.

“Hay un componente muy alto de impuesto en el IEPS, el impuesto especial sobre productos y servicios, y bueno, el Gobierno Federal parece que no está consciente de la condición económica en la que estamos, y que hace falta un mayor estímulo en el impuesto que se le está poniendo al precio de los combustibles”, comentó el empresario.

Resaltó la preocupación que despierta la excesiva inflación generada a partir de las dificultades en las cadenas de suministros, pero urgió a que se tomen medidas pertinentes para aminorar los impactos.

“En buena medida esto es un efecto de la pandemia a nivel global, México no es el único país que experimenta esto, sin embargo, si nuestro país está teniendo índices que sobresalen por la afectación de las cadenas de suministro”, insistió.

Por su parte, Edibray Gómez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), mencionó también la relación directa que guarda el fenómeno de la súper inflación y el aumento generalizado de precios.

“También nos habían dicho que no iba a haber gasolinazo, pero, yo creo que nunca habíamos tenido una gasolina tan cara, los energéticos han subido considerablemente, más que en cualquier otro año, y esto afecta a toda una cadena que debe subir sus precios con gasolina y diésel tan caros”.

Dentro de su crítica, expuso que de nada sire el aumento al salario mínimo, si de cualquier forma los trabajadores resultan perjudicados en su capacidad adquisitiva a partir del descontrol en el precio de los satisfactores y los servicios.

“Es terrible esta alza escalonada de precios, sobre todo de la canasta básica, nos habían dicho que no iba a haber aumentos y hacía 30 años que no teníamos una inflación como la que tenemos actualmente. Subieron el salario mínimo aquí en Chihuahua, pero no tiene objeto subir un 22 por ciento el sueldo y que la canasta básica suba un 32 por ciento”, concluyó.