Local

Utilizaron explosivos para estallar cajero

El fiscal comentó que era de llamar la atención la manera con la cual pretendieron saquear el cajero automático

El Diario

Federico Martínez/El Diario

sábado, 13 febrero 2021 | 07:50

Chihuahua, Chih.- La Fiscalía General del Estado, realiza las indagatorias correspondientes en torno al intento de robo de un cajero al hacerlo estallar, en el sentido de ver qué tipo de explosivo utilizaron durante la madrugada del pasado jueves 11 de febrero, razón por la cual darán parte a la Fiscalía General de la República por el uso de explosivos.

El fiscal César Peniche Espejel informó que las indagatorias por parte de los peritos siguen para poder corroborar el tipo de explosivo que se utilizó, catalogando como algo fuera de lo normal e inusual que se intenten hacer este tipo de atracos.

Los analistas tendrán que revisar todos los videos de la zona, tanto de los momentos inmediatos como demoras atrás para tratar de establecer la ruta que siguieron estas personas”, citó.

Peniche Espejel comentó que era de llamar la atención la manera con la cual pretendieron saquear el cajero automático, sobre todo por el uso de los nuevos implementos como los explosivos, los cuales no son usuales.

Al preguntarle si habría la presencia de un nuevo grupo delictivo que se dedique al robo de cajeros automáticos, el Fiscal comentó que no han tenido evidencias de ello.

“No hemos tenido nosotros todavía evidencias de ello, pero indudablemente si vamos a dar vista a la Fiscalía General de la República por la forma en que se desarrollaron los hechos y seguramente habrá dos investigaremos, una por la mecánica del hecho como tal y otra por lo que fue el robo”, precisó.

Tapan con tablarroca lugar de la explosión

El espacio que ocupaba el cajero automático de Banorte que intentó ser saqueado la madrugada del pasado jueves mediante el uso de explosivos la madrugada del pasado jueves, fue tapado con tablaroca.

Los tablones de grandes dimensiones, fueron montados a la altura de lo que era el muro de cristal del cajero automático, ubicado en el exterior de plaza La Sierra, en el circuito tricentenario, en el oeste de la ciudad.

Alrededor de la zona de la explosión aún hay en el piso fragmentos de vidrio, los cuales por la onda expansiva, salieron proyectados hasta 30 metros de distancia, mismos que permanecían aún en la calle.

De acuerdo a algunos locatarios de plaza La Sierra, el cajero era muy recurrido, llegándose a generar filas a las afueras del mismo, por lo que no lo convertía en un espacio susceptible para robo.

En el local contiguo en donde fue la explosión, los vidrios que estallaron, fueron repuestos con acrílico y cinta adhesiva.

Tanto en el estacionamiento de la plaza comercial como en las banquetas y en las zonas comunes, seguían regados pedazos de los cristales, señalando los parqueros del lugar que ya habían barrido varías veces.