Local

Vacían agua de la "alberca radioactiva"

Se terminará de construir un estacionamiento subterráneo y en la parte superior, una plaza pública

Silvestre Juárez

Juan Carlos Núñez

viernes, 24 septiembre 2021 | 07:23

Tras años de ser la peor imagen urbana en el Centro de la ciudad, riesgo sanitario por el agua estancada, así como una vergüenza, el proyecto inconcluso del estacionamiento ubicado entre la Avenida Venustiano Carranza y Niños Héroes, finalmente se le drenó el agua y actualmente está seca la base, con la esperanza de que las autoridades e iniciativa privada, resuelvan este problema que ignoró la pasada administración estatal.

Apenas esta semana, el alcalde de Chihuahua, Marco Antonio Bonilla Mendoza, aseguró que la problemática será resuelta con un proyecto ejecutivo, que se dará a conocer en próximos días.

Por el momento, las primeras acciones implementadas por las autoridades han sido drenar toda el agua para que esté totalmente seco.

Aunque todavía se aprecia la maleza, rastros de moho y algo de basura, la imagen de lo que se llamó “alberca radioactiva” termina y se vislumbra mejoría en esta parte del primer cuadro de la ciudad, que tanto han esperado los ciudadanos.

El presidente municipal, había comentado que para darle trámite al problema, habría una pequeña inversión del Gobierno del Estado, otra del Municipio y la mayor sería de la iniciativa privada. Sería terminar de construir un estacionamiento subterráneo y en la parte superior, una plaza pública con restaurantes, cafés, locales comerciales  y se denominaría Plaza de los Frisos, que adornarían gran parte de este espacio. Además, se optaría por otro estacionamiento en el terreno contiguo para hacer la gran plaza, que detonaría la economía del primer cuadro de la ciudad, algo que le ha hecho falta a toda la zona y que durante la gestión de Javier Corral Jurado, se dejó en prácticamente en el abandono.

Este desatendido foco de infección y de indigencia, inició cuando se planteó la  colaboración entre la administración estatal que encabezó César Duarte Jáquez y el Fideicomiso del Centro Histórico a finales del sexenio, para lo cual, se invirtieron más de 60 millones, pero se quedó como un “elefante blanco”, generaba mal aspecto, olores, presencia de indigentes, de personas que se drogan, todo representa un riesgo para la población, así como quejas entre los vecinos que durante los cinco años, no lograban ver alguna esperanza por el desinterés de la autoridad estatal de este entonces, hasta ahora.