Local
Mañana, Día por la No Violencia Contra la Mujer

Van 282 asesinatos de mujeres en Chihuahua

“Las muertas de ahora sepultan a las muertas de ayer”, dice Norma Ledezma, Activista de Justicia Para Nuestras Hijas

Salud Ochoa / El Diario

miércoles, 24 noviembre 2021 | 05:00

En Chihuahua hay cientos de feminicidios sin resolver, casos que posiblemente nunca se aclaren y, en consecuencia, las víctimas no tengan justicia, porque esta es selectiva y para las mujeres a veces pareciera no aplicar. Las muertas de ahora, dice la abogada y activista Norma Ledezma, sepultan a las muertas de ayer.

De esta forma, nombres como Alicia, Dulelia, Miriam, Olivia, María Elsa, Susana y muchos más parecieran olvidarse no solo en el imaginario colectivo sino en el de la autoridad que prácticamente a diario, toma nota de un nuevo asesinato.

En el lapso del 1 de enero al 22 de noviembre del 2021, el registro oficial escribe 282 mujeres asesinadas en el estado, cifra que supera con 40 eventos violentos de este tipo a la reportada en el mismo lapso del año previo que sumó 242 y significa un incremento del 15 por ciento.

Lo anterior establece por lo menos 27 asesinatos femeninos por mes y casi dos decenas de muertes más que el total del año anterior (264), cuando aún faltan 38 días para que concluya el 2021.  De los 282 decesos femeninos reportados en el territorio estatal, 76 corresponden a la zona centro, 165 a la zona norte, 25 a la zona occidente y 16 a la zona sur.

“Efectivamente parece que la vida se nos queda como en pausa. Creo fielmente que la justica si es selectiva. Incluso que la justicia está destinada para unos cuantos no para todos, y hablo de nosotros, de los de abajo, de los de a pie, de los que solo hacemos valer nuestra voz a veces gritando, llorando, o marchando a diferencia de otros que con solo una llamada lo resuelven”, dice Ledezma.

El homicidio de mujeres es un fenómeno de larga data en Chihuahua, pero a pesar de eso, pareciera que, en lugar de mitigarse con el paso del tiempo y los gobiernos, se ha recrudecido, dejando víctimas por doquier y familias que esperan una respuesta de la autoridad.

‘Los eventos del pasado ya no son atendidos’

“No es una situación de hoy sino desde hace décadas. Este fenómeno de la violencia contra las mujeres ha avanzado, no así la política pública para poder atender en todos los ámbitos este fenómeno en la atención, prevención, reparación del daño. Eso no se ha dado al mismo tiempo o en la medida que se requiere. No ha sido una realidad. Hay cientos de casos no resueltos, feminicidios que nunca se van a resolver porque el tiempo es el peor enemigo de una investigación. Las muertas de ahora sepultan a las de ayer, se van quedando. Es cierto que con una fiscalía especializada los casos se mantienen activos, pero eso se debe en un 90 por ciento a la presión de la familia y las agrupaciones, no a la voluntad oficial. Tenemos casos como los del Valle de Juárez, el campo algodonero, que están ya en un grupo, no se trabajan de manera individual, aun así, los eventos del pasado ya no son atendidos, ya ni siquiera el interés existe”, señala la fundadora de Justicia Para Nuestras Hijas.

El tiempo es vital para una mujer víctima de violencia porque unos minutos u horas pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Con las investigaciones ocurre algo similar, entre más tiempo pase, la dificultad para obtener un resultado será mayor. La justicia entonces habrá muerto.

“Hay ministerios públicos, investigadores y otras personas que sí se aplican para poder avanzar, pero a veces el mismo sistema se los impide. Es obvio que no es lo mismo trabajar un caso de un feminicidio de hace 24 horas, donde todo es reciente o se mueve rápido, a otros del pasado. La poca atención que se tiene de esas personas con interés y disposición, a veces se pierde. Las escaleras se barren de arriba para abajo, y desde arriba no hay el mismo interés, lo señalo con conocimiento de causa. Nos cambian a la gente que si quiere hacer las cosas y ponen al amigo de alguien cumpliendo favores políticos. Ponen en la cabeza personas que no son las mejores en este espacio de investigación de tanto tiempo. El sistema no es tanto el problema sino quien lo maneja y opera”, asegura Ledezma.

Los asesinatos son cometidos por humanos y en un ejercicio de lógica básica otros humanos tendrían que ser capaces de resolverlos. Sin embargo, es la sombra de la impunidad, la falta de interés real y compromiso trans sexenal, lo que golpea aún más a las víctimas.

La impunidad del asesino

“A nuestras niñas y mujeres las asesinan personas, por tanto, otras personas pueden resolver el problema. No es porque el asesino sea más capaz o más inteligente, sino que le dedicó tiempo a hacerlo en la impunidad, la fría sombra abraza a estos asesinos bajo el amparo de la misma autoridad y su mirada complaciente. Cada seis años hay un cambio de gobierno y el que llega firma y promete, pero luego no pasa nada”.

En el marco del Día por la no violencia contra las mujeres, Ledezma asegura que, en ocasiones, la fecha solo se utiliza para promoción y las mujeres como botín político porque no existen -en la historia- compromisos serios encaminados a erradicar el problema.

“En estas fechas se dedican a promocionarse y a seguir como si estuvieran en campaña, pero luego se les olvida. Llega el otro y dice que la culpa es del que pasó. Yo tengo casi 20 años esperando que se cumpla esa promesa de tantos gobernadores, fiscales, comandantes de la policía y he visto de todo: buenos, malos y peores. Lamentablemente es la realidad en Chihuahua, no hay un seguimiento y compromiso que transexenal. No un compromiso de un gobierno sino del gobierno que tiene que seguir el trabajo que hizo su antecesor. Pero parece que tienen un pacto de hacer cosas visibles que le repercutan en fama y aplausos, o en la colocación de un escenario, subir un escalón político y nuestras mujeres, nuestras muertas no les representan eso. Las mujeres se convierten en un botín político. Voy a ponerme en una foto al lado de la víctima que llora o busca justicia porque eso reditúa”, dice.

En este contexto de justicia aniquilada o en el mejor de los escenarios, oprimida o trastocada por temor o carencias, las víctimas solo son una cifra que se multiplica en la estadística fría de la que alguien saca provecho.

“Las mujeres asesinadas, hijas, madres, hermanas, todas son nuestras víctimas, todas son nuestras mujeres, a todas nos ha dolido esto y ellas siguen siendo una estadística para el gobierno y otros sectores que usan estas cifras solo para beneficio particular, no para beneficio de la sociedad. Hay gente que sí trabaja de manera genuina, y hay que reconocerlo también, pero no es esa buena voluntad la que va a poder lograr algo, sino que se requiere una coordinación mayor. Las víctimas seguimos esperando y teniendo sed de justicia y las cosas no cambian. El problema aumenta no se mitiga. Ahora las vemos calcinadas, cercenadas, cada vez con más saña y cada vez que eso pasa nuestra sed de justicia se reaviva”, puntualiza.

Día mundial por la eliminación de la violencia contra la mujer

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, problemática que ha dejado cientos de víctimas y con ello mantiene un estado de alarma constante entre las mujeres que habitan el territorio nacional.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), desde 2015 –que es el registro más antiguo con el que comparan las cifras de este año– los asesinatos de mujeres se han duplicado.

De enero a octubre de este año se registraron en México 842 víctimas de feminicidio en el país, frente a las 803 que hubo en el mismo periodo de 2020, lo que representa un incremento del 5 por ciento

Estadísticas presentadas el pasado lunes 22 de noviembre por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), detallan que en enero hubo 76 feminicidios, en febrero 77, 100 en marzo, 81 en abril, en mayo hubo 107 feminicidios, en junio 85, en julio se contabilizaron 69, mientras que en agosto sumaron 109, en septiembre 69 y en octubre 69.

En cuanto a homicidios dolosos, según el SNSP, en el 2021 agosto ha sido el mes más violento para las mujeres con 273 casos reportados. Baja California es el estado que más homicidios dolosos de mujeres ha reportado entre enero y septiembre de este año, con 251 episodios. Le siguen Guanajuato, Chihuahua, Michoacán y Estado de México.

De acuerdo con información de ONU mujeres, un estudio elaborado con datos de 13 países desde la pandemia, arroja que 2 de cada 3 mujeres padecieron alguna forma de violencia o conocían a alguna mujer que la sufría. Sin embargo, solo 1 de cada 10 dijo que recurriría a la policía en busca de ayuda. A su vez, se llegó a la conclusión que estas mujeres tienen más probabilidades de enfrentarse a situaciones de pobreza y escasez de alimentos.

“Si bien la violencia de género es generalizada, esta puede y debe prevenirse. Detener esta violencia comienza por creer en las sobrevivientes, adoptando enfoques integrales e inclusivos que aborden las causas fundamentales, transformen las normas sociales dañinas y empoderen a las mujeres y las niñas. Con servicios esenciales en los sectores policial, judicial, sanitario y social, y con suficiente financiación para la lucha por los derechos de las mujeres, podemos poner fin a la violencia de género”, destaca el mencionado organismo.

sochoa@diarioch.com.mx