Local

Van 50 muertes por sobredosis aquí

‘Adicciones, un estado de emergencia en Chihuahua’

El Diario

Salud Ochoa/El Diario

lunes, 22 noviembre 2021 | 17:20

La adicción a las drogas se ha convertido en una “emergencia” en Chihuahua debido a la gran cantidad de personas que han muerto a consecuencia de ello. Pero además del incremento en el consumo, a decir de los expertos, hay un desconocimiento de los usuarios sobre el tipo de enervante que utilizan, ya que quienes lo comercializan, adulteran de manera flagrante el producto. 

De esta forma, los usuarios no saben que al comprar una dosis de anfetaminas esta va mezclada por lo menos con dos narcóticos, incluido el fentanilo, y más allá de que haya una sobredosis, lo que realmente mata es la combinación que se consume y que en ocasiones implica un “tres en uno”. 

Los adictos ignoran que los 200 y hasta 800 pesos que inviertan en “el ocho” -la dosis que creen aún inofensiva- puede ser el precio final de su vida.

Los casos más recientes se registraron el 4 y 10 de noviembre del presente año en la ciudad de Chihuahua. El primero, identificado como José Manuel Hernández Rodríguez, perdió la vida en el cruce de Independencia y Nicolás Bravo de la colonia Centro; el segundo fue en las vías del tren en la Teófilo Borunda norte y Ferrocarril. 

La víctima fue identificada como Francisco Ramírez Velázquez. Ninguno de los dos se dio cuenta quizá que la droga que consumían era producto de un manejo viciado con el único objetivo de incrementar su potencial adictivo. Creyeron que usaban anfetaminas cuando en realidad ingerían una mezcla letal de por lo menos tres productos. 

“En Chihuahua uno de los graves problemas que tenemos es que el cristal-metanfentamina lo están cortando con fentanilo. Le están agregando esta sustancia para hacerlo todavía más adictivo. Ya de por sí el cristal es sumamente adictivo, pero cuando le agregan trazas de fentanilo incrementan la potencia y con eso logran su cometido. Y en pocas ocasiones de consumo la persona ya presenta un trastorno por dependencia de moderado a grave. Definitivamente estamos en emergencia porque estas drogas tienen la capacidad de generar adicción en periodos más cortos y con afectaciones graves a la salud. Tenemos un gran número de muertes no por sobredosis sino por los efectos el fentanilo. Cuando no has consumido anteriormente puede llegar a ocasionar un paro respiratorio inmediato, aunque la cantidad sea pequeña”, explica el médico Ramiro Vélez Sagarnaga, coordinador del Centro de Integración Juvenil en el estado. 

Y es que el fentanilo, explica Vélez, es 20 veces más potente que la heroína, de 50 a 100 veces más fuerte que la morfina y actúa muy cerca del centro respiratorio lo que conlleva una depresión del mismo que termina en un paro respiratorio y muerte inmediata. 

“En muchas ocasiones los adictos no saben que lo están consumiendo. Ellos creen que compran cristal o metanfetamina, pero están adulterados para que el vendedor pueda aumentar sus ganancias”, asegura. Vélez Sagarnaga, quien desde meses previos alertaba sobre las muertes por fentanilo en el sur de Estados Unidos, señala que aunque el destino final de este narcótico no sea Chihuahua, va dejando consumidores por donde pasa. 

“Desde el año pasado he estado hablando de los estados sureños de la Unión Americana que tienen un gran número de muertes por fentanilo. No sé si en Chihuahua hay laboratorios clandestinos o no, pero lo que sí es claro es que por donde pasa va dejando consumidores. Va hacia Estados Unidos cierto, pero pasa por Chihuahua y Juárez. En el CIJ estamos recibiendo casos de consumidores de fentanilo, pero muchos ni siquiera saben lo que consumen y reportan como droga de mayor consumo la cocaína u otra. Sin embargo, los anexos y centros de rehabilitación sí reportan un gran número de adictos”, asegura. 

La ingesta de fentanilo actualmente se da a través de cápsulas o tabletas lo que difiere de otras drogas como la heroína al no dejar marcas en las venas. 

“No lo vemos intravenoso. Esa vía mayormente se relaciona para el consumo de heroína y sus combinaciones. El fentanilo se usa para potenciar el efecto depresor de la heroína y con el cristal potencia el trastorno por dependencia”, explica. 

Vélez Sagarnaga indica que en los anexos y centros de rehabilitación se reporta presencia de consumidores de fentanilo desde el año pasado, pero es a partir de este año cuando se incrementó. Lo anterior, agrega, ha generado otro problema en cuanto a la capacitación médica para atender a los pacientes 

“Tendremos un problema muy serio si no capacitamos a los médicos de urgencia para revertir el paro respiratorio ocasionado por consumo de drogas de manera casi inmediata”. 

Han muerto 58 personas por sobredosis: FGE 

Según información de la Fiscalía General del Estado, tan solo en la capital se ha tomado nota de 58 muertes por sobredosis al cierre del 18 de noviembre del 2021, lo que significa por lo menos 5.5 por mes. La zona Centro es la de mayor cantidad de decesos por ese motivo en toda la entidad, con 56 casos, en tanto que la zona norte sólo refiere 2 muertes mientras que la sur y occidente se mantienen en cero. 

Los datos oficiales arrojan que, en el mismo periodo de 2020, sumaron 43 decesos distribuidos de la siguiente forma: 37 en la zona centro, 5 en la zona norte y uno en la zona occidente. Los ingresos totales de cuerpos al Servicio Médico Forense, relacionado con ingesta de drogas sumaron 51 el año pasado, lo que indica un incremento evidente en el 2021. 

Los dos hombres fallecidos en noviembre forman parte de esa estadística mortal generada por la ingesta de enervantes principalmente los opiáceos y anfetaminas. 

Mauro Bernal, titular del Servicio Médico Forense de Chihuahua, señala que más allá de la mala calidad de las drogas, es la combinación de estas la que está ocasionando la muerte. 

La mezcla de heroína y metanfetaminas, dice Bernal, es actualmente la causante del 80 por ciento de los fallecimientos por sobredosis y en menor cantidad el resto de drogas conocidas. La calidad de las sustancias sintéticas tiene también mucho que ver ya que hoy en día, cualquiera se siente con la capacidad de “montar una cocina” y prepararlas. 

“Los opiáceos se lleva las palmas, dentro de esos está la heroína y el gran problema es que las están combinando, heroína con cristal con resultados catastróficos. El cristal genera muchos problemas de salud de forma permanente y al ser sintética, hay mucha gente que se siente capaz de fabricarla, se generan las cocinas clandestinas y la calidad deja mucho que desear tanto de los ingredientes como de las concentraciones de los mismos. De por sí la droga ya es dañina, al hacerla sin conocimiento genera afectaciones muy graves a la salud. 

La más importante es la afectación neuropsiquiátrica”, dice el médico. La psiquiatra Nora Bolkow, egresada de la UNAM y directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, coincide en que es el consumo combinado de sustancias lo que está ocasionando un aumento alarmante de muertes relacionadas con estas. 

“Aunque a menudo hablamos sobre drogas individuales, la realidad es que muchas personas consumen más de una y mueren por el consumo combinado. El aumento alarmante de las muertes relacionadas con la metanfetamina y la cocaína es una contundente ilustración de que ya no enfrentamos solamente una crisis de opioides. Estamos frente a una crisis de adicción y sobredosis compleja y en constante evolución que se caracteriza por el cambio de una droga a otra según la disponibilidad y por el consumo combinado de diferentes drogas y de varios tipos”, señala Bolkow en una publicación hecha de manera oficial por el citado instituto. 

Durante la necropsia, explica Bernal, es posible encontrar rastros muy evidentes –tanto internos como externos- del consumo de narcóticos siendo los pulmones, hígado, corazón y cerebro los principales órganos afectados. 

“Tanto en la combinación como uso por separado, las drogas generan un compromiso cardiorrespiratorio y la mayoría fallece por insuficiencia ocasionada por el edema agudo pulmonar. Es como si se encharcaran los pulmones. Se genera una barrera con líquido que impide el intercambio gaseoso, viene la insuficiencia, hipoxia, anoxia y finalmente la muerte. Sí es posible establecer cuáles drogas consumen las víctimas porque en los heroinómanos encontramos las cicatrices de las punciones, en los de cristal es en función del deterioro corporal porque el consumo va directamente proporcional a qué tan acabado está el cuerpo. Los pulmones están afectados, el hígado edematoso con cambios perceptibles en el color, se hace más esteatorreico y con cambios degenerativos. 

Los daños cardiacos los observas más en quienes consumen cocaína, ya que esta tiene afectación directa en el corazón, que trabaja más y hay modificaciones en el tamaño y color, las estructuras se tornan blancas por las zonas de isquemia que se van generando. En cuanto al cerebro, se torna edematoso más que la condición normal que tiene”. 

El tiempo de consumo no es un factor determinante para la muerte, coinciden los médicos, sino que es la cantidad y calidad de estupefaciente la que lleva a tener afectaciones mortales. 

“Lo que tiene que ver es la cantidad de consumo, estas muertes están relacionadas no tanto con el tiempo en que se haya consumido sino la combinación de drogas a dosis no controladas que aun en consumidores crónicos lleva a la muerte. Una persona puede tener muchos años consumiendo, pero si la dosis excede a su capacidad de respuesta les va a generar lo que en ese medio ellos llaman “se dobló”, que significa una sobredosis”, explica Bernal. 

Un estudio realizado en 2018 por investigadores de Washington University en St. Louis y publicado en Drug and Alcohol Dependence halló que el consumo de metanfetamina ha aumentado marcadamente entre personas que ya sufrían de un trastorno por consumo de opioides. Los participantes reportaron que reemplazaban los opioides por metanfetamina cuando no podían obtenerlos. Quienes combinan intencionalmente la heroína con cocaína o metanfetamina reportan que el estimulante los ayuda a contrarrestar los efectos soporíficos de los opioides, lo que les permite funcionar "normalmente". 

En este contexto, el médico Mauro Bernal explica que el ámbito de consumidores de drogas también ha cambiado, ya que antes había una diferencia marcada entre quienes consumían depresores y los que usaban estimulantes. Hoy día combinan esos elementos y “vuelven loco” al cuerpo. 

“En la combinación histórica que tenemos de drogas, había el uso común del alcohol con la cocaína. El alcohol es depresor y al sentirse ebrios se daban un pase de cocaína para recuperar el estado de ánimo y de alerta y seguir tomando. Era lo clásico, pero actualmente esta mezcla de heroína-cristal tiene resultados mucho más letales y a más corto plazo que la anterior. En cuanto al fentanilo, sí hay casos conocidos de defunción por esa sustancia que, es mucho más peligrosa y letal con márgenes muy cortos de tolerancia en función a la sobredosis. Con tantito que se pase se muere”, enfatiza. 

El entrevistado abunda en que las adicciones son un problema de salud pública en crecimiento, debido a la facilidad para tener acceso al cristal y porque este es más económico que otras sustancias. 

“El cristal llegó a desbancar a todas las drogas. Antes había heroína, mariguana, cocaína, pero llegó el cristal y barrió con todo. Lamentablemente es gente muy joven y en edad productiva la que se está muriendo”. 

Por otra parte, el 40% de los suicidios registrados durante 2021 en Chihuahua, están relacionados con el consumo de drogas, relación que se incrementó en un 5% respecto al año anterior. Este año, según cifras de la Fiscalía General del Estado, hay más suicidas y también más consumo de enervantes, principalmente alcohol, anfetaminas, cocaína, benzodiacepinas o una mezcla de varias. 

En este sentido, la doctora e investigadora Imelda Alcalá Sánchez, integrante del Colegio de Psicólogos y Psicólogas del Estado de Chihuahua, A.C. ha señalado con anterioridad que los individuos que tienen un desorden de adicción tienen 6 veces más probabilidades de intentar suicidarse en algún momento de su vida.