Local

Vergonzoso que GN quede a cargo de la Sedena: Manjarrez

Augura que vendrán una serie de amparos en contra de esas reformas

Manuel Quezada/El Diario

sábado, 10 septiembre 2022 | 12:43

Chihuahua, Chih.- De “vergonzoso y lastimoso a la ciudadanía mexicana”, calificó el presidente de la Comisión Nacional de Seguridad y Justicia de la Coparmex, Ignacio Manjarrez el hecho de que también los senadores avalaran las modificaciones a leyes secundarias, para que el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional este a cargo de la Secretaría de Defensa Nacional.

Luego de augurar que vendrán una serie de amparos en contra de esas reformas, el empresario enfatizó que los senadores no analizaron con profundidad lo que tiene que ver con los atropellos aprobados a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en específico al artículo 21.

Subrayó que, ahora tienen la esperanza de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, corrija esta situación, ya que, a ese poder autónomo, le compete el análisis de lo que va en contra de la Constitución y pueden corregir estas reformas inconstitucionales.

Como se sabe, fue aprobado en lo general en el Senado el dictamen que reforma cuatro leyes relativas a la Guardia Nacional para que la Sedena tenga a su cargo operativa y administrativamente esa corporación.

Eso fue posible con la emisión de 71 votos a favor de senadores, 51 en contra y una abstención, este viernes.

Ignacio Manjarrez dijo que era vergonzoso y lastimosa esta decisión de los senadores, por la violación que se hace a la Constitución con la aprobación de las modificaciones a leyes secundarias para el mencionado cometido.

Apuntó que en la Cámara de Diputados esa reforma fue aprobada con una mayoría simple, pero en senado no se analizó con profundidad lo que tiene que ver con los atropellos a la Constitución, en específico al artículo 21.

Indicó a pregunta expresa, en torno a las amenazas proferidas por el presidente a los legisladores federales de la Cámara Alta y Baja para que aprobaran esa iniciativa, apuntó que, desgraciadamente se vuelve a vivir lo que por muchos años se ha visto, “el dedazo del Ejecutivo e instrucción al Poder Legislativo, en este caso, y se espera que la SCJN tenga esta autonomía real que el pueblo le confía para que vigile la Constitución”.

Consideró que se espera una serie de amparos promovidos desde el mismo Poder Legislativo, por aquellas fracciones que no estuvieron de acuerdo, de partidos políticos y de la sociedad en general.

Afirmó que estas modificaciones a leyes secundarias para pasar la operatividad y administración de la Guardia Nacional el Ejército, afecta a todo mundo.

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad y Justicia de la Coparmex, indicó que con ello sin duda se da la militarización de la Guardia Nacional, cuando se había marcado claramente que debía tener un mando de orden civil y operar en ese ámbito bajo la Secretaría de Seguridad Publica.

Cuando se aprobó había un transitorio que decía que el Ejército Mexicano estaría apoyando en las calles de México a lo que es la conformación de la Guardia Nacional en el ínter y que estarían hasta marzo o mayo del 2024 y que entonces las fuerzas castrenses regresarían a los cuartes.

De hecho, dijo que esa era una de las promesas de campaña del Ejecutivo Federal, de que el Ejército iba a regresar a los cuarteles, por ello el transitorio cuando se modificó el 21 constitucional.

Dijo que la palabra del Mandatario queda ahora en duda y también se puede decir que las fuerzas militares, por muchos años, han estado coadyuvando en la seguridad pública, pero la verdad no se espera que aun y con los cambios, vaya a cambiar la situación de la inseguridad en México, porque ya han estado trabajando coordinadamente.

Apuntó que lo que se requiere son policías en los tres ámbitos de gobierno, sobre todo en el municipal y estatal, porque la mayoría de los delitos son del fuero común.

Finalmente, dijo que se necesita del fortalecimiento y crecimiento de la plantilla de los ministerios públicos para atender las denuncias y, sobre todo, aplicar la ley, lo malo es que no hay capacidad ni remuneración suficiente para que las corporaciones hagan su trabajo con el esmero que se requiere.